Calixto Rivero
EXPANSIÓN
El ministro de Hacienda comunicará a los dirigentes regionales el 31 de julio cuántos fondos adicionales les corresponden

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tiene un calendario intenso de reuniones con las comunidades antes de que comiencen las vacaciones de verano. Celebrará dos consejos de política fiscal antes de que comience la temporada estival, en los que se evaluarán los planes de reequilibrio para controlar el déficit público y se fijarán los techo de gasto para que las regiones puedan diseñar los Presupuestos para 2016, que iniciarán su tramitación en septiembre. Sin embargo, a cambio de esta estricta supervisión a las regiones, Montoro recibirá a los nuevos dirigentes autonómicos, recién salidos de las urnas, con una buena noticia: una inyección millonaria de liquidez gracias al reparto de las entregas a cuenta del sistema de financiación, que suavizarán los esfuerzos que tendrán que hacer las autonomías para reducir los números rojos.

Según explica el ministro Cristóbal Montoro, 2014 fue un año poco favorable para la financiación de las comunidades, ya que en 2013 recibieron más fondos de los que les correspondían porque estaba previsto que el PIB cayera un 0,5% y no se desplomara un 1,3% como finalmente lo hizo. Así que el año pasado se tuvieron que enfrentar a un escenario presupuestario más restrictivo de lo habitual, lo que contribuyó a que 13 comunidades no consiguieran reducir el déficit al 1% del PIB en 2014 como se había acordado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Más crecimiento

El ministro de Hacienda aún no conoce cuál será exactamente el reparto de fondos que recibirán las comunidades, pero sí tiene claro que será más generoso que en 2014 gracias a la recuperación económica y a las nuevas previsiones oficiales, que estiman que el PIB crecerá un 2,8% de media en 2015. La nueva inyección de liquidez, un reparto automático que se realiza aplicando el actual modelo de financiación vigente, podría servir para aplacar las quejas de que finalmente no vaya a haber una reforma de la financiación autonómica durante esta legislatura, como aseguró ayer Montoro en los pasillos del Congreso de los Diputados tras la sesión de control (ver información adjunta).

Salvo en Madrid, La Rioja, Castilla y León, Galicia y Murcia, el resto de las comunidades estarán gobernadas en la próxima legislatura autonómica por los socialistas y los nacionalistas, por lo que las negociaciones pueden ser aún más complicadas que en el pasado.

Pero no sólo las comunidades van a recibir fondos adicionales. Los ayuntamientos también podrían salir beneficiados del reparto de la financiación en los próximos meses. Además, los consistorios podrán solicitar la adhesión al Fondo de Ordenación, destinado a comunidades con problemas financieros, para este año y al Fondo de Impulso Económico, pensado para aquellas administraciones que no pagan con excesivo retraso a sus proveedores.

EXPANSIÓN