LA VANGUARDIA
El ministro de Finanzas afirma que es consciente de que no es bienvenido por algunos miembros de la eurozona y que su marcha ayudará a Tsipras

El mediático ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, ha anunciado en su blog que ha dimitido tras conocer que algunos miembros del Eurogrupo preferían su «ausencia» en las negociaciones, algo que, según dice, Tsipras consideró «potencialmente útil» para llegar a un acuerdo. «Por esta razón, dejo de ser ministro de Finanzas hoy».

En su comunicado, titulado ‘Ya no soy ministro’, Varufakis ha sostenido que el referéndum «permanecerá como un momento único en el que una pequeña nación europea se levantó contra la servidumbre por las deudas». «Como todas las luchas por los derechos democráticos, esta negativa histórica del ultimátum formulado el 25 de junio por el Eurogrupo llega con un gran coste asociado», ha manifestado. «Por ello, es esencial que el gran capital concedido a nuestro Gobierno por el espléndido ‘no’ sea invertido inmediatamente en un ‘sí’ a una resolución adecuada, a un acuerdo que contemple la reestructuración de la deuda, menos austeridad, redistribución a favor de los necesitados y reformas reales», ha apuntado.

Varufakis ha revelado además que después del anuncio de los resultados se le comunicó que existía «una cierta preferencia por parte de algunos miembros del Eurogrupo y otros ‘socios’ a favor de su ‘ausencia’ durante sus reuniones». «Esa es una idea que el primer ministro (Alexis Tsipras) consideró que podría ser de potencial ayuda para alcanzar un acuerdo. Por esa razón abandono hoy el Ministerio de Finanzas», ha argumentado. «Considero que es mi tarea ayudar a Tsipras a explorar, tal y como considere adecuado, el capital que el pueblo griego nos ha concedido a través del referéndum del domingo, y portaré el odio de los acreedores con orgullo», ha agregado.

«En la izquierda sabemos cómo actuar de forma colectiva sin importar los privilegios del cargo. Apoyaré totalmente al primer ministro Tsipras, al nuevo ministro de Finanzas y a nuestro Gobierno», ha recalcado Varufakis. Por último, el ya exministro de Finanzas heleno ha argüido que «el esfuerzo sobrehumano de honrar al valiente pueblo de Grecia y al famoso ‘oxi’ (‘no’, en griego) que han trasladado a los demócratas de todo el mundo, acaba de comenzar».

A pesar de su dimisión, Varufakis podría no dejar completamente de trabajar para el Gobierno griego. Stavros Karagounis, coordinador de Syriza en la región de Ática y asesor del primer ministro griego Alexis Tsipras, ha opinado que el hasta ayer ministro de Finanzas seguirá siendo miembro del equipo que negocia con los acreedores del país.

En declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, Karagounis ha defendido que, con su dimisión, Varoufakis ha querido dar un mensaje de que no le «interesa la silla», sino «apoyar el proceso de negociación». «Es una decisión personal de Yanis Varoufakis, que sabe cuándo y cómo puede ayudar», ha resumido.

En su opinión, tras el referéndum de este domingo, en el que los griegos rechazaron por amplia mayoría la propuesta que presentaron las instituciones europeas para extender su ayuda a Grecia, «es el momento de las negociaciones verdaderas» y ha opinado que «sin un acuerdo Grecia no puede seguir y Europa no puede seguir». Según ha dicho, lo primero que espera ahora el Gobierno griego es «que se vuelva a la legalidad europea», porque a su juicio «es ilegal que el BCE haya cerrado el grifo» de liquidez a los bancos griegos, y espera que eso se rectifique ahora.

El resultado del referéndum

El ‘no’ se ha impuesto en el referéndum con un 61,31 por ciento de los votos y tras ser mayoritario en todas las regiones del país, según revelan los datos con el recuento completado. El Ministerio del Interior griego ha detallado que el ‘sí’ se ha quedado con el 38,69 por ciento de las papeletas y ha cifrado la participación en un 62,5 por ciento. Asimismo, ha dicho que el 5,8 por ciento de los votos han sido blancos o nulos.

El Gobierno griego había defendido el ‘no’ porque consideraba que eso le daría más opciones de lograr un mejor acuerdo con la Unión Europea (UE) y el FMI, mientras que los líderes europeos y la oposición habían hecho campaña a favor del ‘sí’, argumentando que de lo contrario supondría la salida del país del euro. Tras la publicación de los resultados oficiales, Tsipras ha pedido la formación de un «frente nacional fuerte» para negociar una solución con los acreedores tras el triunfo del ‘no’ en el referéndum.

«Debemos avanzar de inmediato con las negociaciones (…). Se debe construir un frente nacional fuerte para lograr una solución inmediata», ha afirmado Tsipras durante un encuentro con el presidente griego, Prokopis Pavlopoulos. En la reunión, Tsipras ha trasladado a Pavlopoulos una petición para que convoque a los líderes de los principales partidos políticos del país.

LA VANGUARDIA