Manuel del Valle Arévalo/ José María Ferre Tejera
ABC
La plataforma cívica por el eje Málaga-Sevilla se presenta mañana en la capital hispalense

Hace aproximadamente dos años que un grupo de profesionales de muy variado oficio, entre ellos abogados, ingenieros, periodistas, arquitectos, empresarios, profesores universitarios, etc., de Málaga y Sevilla, comenzaron a reunirse al objeto de examinar qué podían hacer conjuntamente en pro de sus respectivas ciudades y provincias. Pensaron que era f undamental para c onseguir sus objetivos la promoción de valores tales como el respeto a los demás, la tolerancia, la solidaridad, y la promoción del pleno desarrollo humano en dignidad. Quizás para algunos estos principios puedan sonar decimonónicos, pero sinceramente creemos que no han perdido actualidad.

En este sentido, so-mos un conjunto de ciudadanos t a mbién de muy diversa orientación ideológica que, sin creer estar en posesión de la verdad, pero basándonos en los principios antes enunciados, pretendemos fomentar la cooperación entre nuestras dos ciudades y provincias como base para su respectivo y común crecimientoento dos los ámbitos de la vida social, cultural y económica.

Como miembros de la sociedad civil no queremos, ni podemos, sustituir en su función a nuestros legítimos representantes, pero sí creemos tener la obligación de formular propuestas que estarán legitimadas en cuanto sean razonables y asumibles por los ciudadanos y las instituciones. Somos una asociación cívica que ha de ganarse su sitio en l a sociedad mediante sus proyectos, sus propuestas, y su capacidad de ser oída y atendida por los poderes públicos, que son los que pueden materializar su generación de ideas, junto con otras entidades de diversa naturaleza t ambién de l a sociedad civil.

Que nadie nos confunda con un grupo de presión que vela por unos i ntereses propios o ajenos. Nuestros únicos intereses son los de la sociedad de la que procedemos, plasmados a través de proyectos estudiados y planteados por equipos de profesional e s que ponen su tiempo y su trabajo, de manera altruista, al servicio de nuestras dos ciudades y provincias.

Andalucía cuenta con una dinámica red de ciudades. Creemos que es el tiempo de las ciudades andaluzas, trabajando ordenada y coordinadamente, en un proceso de cooperación urbana en la búsqueda de un desarrollo equilibrado de nuestra tierra. Sevilla y Málaga, o Málaga y Sevilla, sumando esfuerzos multiplican resultados.

Históricamente hemos sido testigos de una pugna absurda entre nuestras ciudades que ha dado lugar, en numerosas ocasiones, a una duplicidad de proyectos que sólo han generado una espiral de supuestos agravios y, al final, estériles inversiones. Es hora de trabajar con juntamente, de fomentar la cooperación entre nuestras ciudades como base para sucomúncreci-miento. En una primera etapa, miembros de la sociedad civil de nuestras dos ciudades s e han puesto a trabajar, ilusionadamente, en la dirección marcada. Estamos seguros que no pasará mucho tiempo en que no nos sintamos solos en el camino emprendido.