Pablo D. Almoguera
ABC
Analistas estiman una subida del PIB del 2,8 frente al 2,6 que prevé el Gobierno andaluz

Los expertos de Analistas Económicos de Andalucía se mostraron ayer más optimistas que el Ejecutivo andaluz y afirmaron que l a economía de la región crecerá durante el próximo año un 2,8%, dos décimas más que la estimación realizada por la Junta durante la presentación de los próximos presupuestos autonómicos.

La previsión de la sociedad de estudios del Grupo Unicaja supone una moderación en la tendencia alcista iniciada en 2014, ya que calcula que el incremento del PIB para el cómputo de 2016 será tres décimas menos que el 3,1% con que consideran que se cerrará el actual ejercicio.

Esta «moderación» del crecimiento —como explicaron la coordinadora del informe de Analistas y el consejero delegado de Analistas, Felisa Becerra y Francisco García Navas, respectivamente— está motivada por el cambio de contexto que genera la pérdida de influencia de factores como la caída de los carburantes o la depreciación del euro.

La estimación realizada por el banco malagueño es más positiva que la del Gobierno andaluz. Durante la presentación de las cuentas autonómicas para el próximo ejercicio, informó de que se prevé un crecimiento económico del 2,6%, por encima del 1,6% de la zona euro. «Esta previsión es más prudente que la del 3% de los presupuestos generales, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebaja en medio punto», señaló la Junta para atacar al Gobierno central.

El mayor porcentaje estimado por los economistas del Grupo Unicaja se sustenta, en parte, en un comportamiento positivo de todos l os sectores. Es cierto que experimentarán una ralentización del crecimiento con respecto a 2015, pero no se vaticina ninguna debacle. La agri c ul t ura, por ejemplo, incluso mejorará sus expectativas, pues pasará de una caída de un punto para el global de este año, a un incremento de su actividad de seis décimas para el próximo.

La construcción seguirá ofreciendo buenas noticias después de que en 2015 —con un aumento del 4,8%— se rompiera con un periodo negro de siete años consecutivos de bajadas y que ha supuesto una debacle para un ámbito empresarial quell e gó atener 500.000 ocupados. «Se ha frenado su deterioro y ahora empieza a recuperarse», señaló Becerra, para después precisar que las expectativas de incremento son del 4,2%.

Los ser vicios t endrán un menor crecimiento —3,2 puntos, 0,7 menos que en 2015—, pero seguirá siendo el sector con mayor peso en la economía andaluza. El aumento del consumo en los hogares se modulará y pasará del 3,4% estimado para el present e año, al 3, 1 % previst o para el próximo. Una reducción que sin embargo es menor que la que experimentará el gasto de las administraciones, que baja del 0,9 al 0,5%.

Mercado laboral

Todo este «cóctel» tendrá su influencia positiva en el mercado l aboral, aunque el crecimiento del empleo estimado para 2016 podría moderarse hasta el 3,2%. Los cálculos para este año arrojan un aumento del 3,6%, una bajada de l a cifra de desempleados de 5,4 puntos y una tasa de paro en el 32,7%.

Los expertos de Analistas Económicos apuntan que este último indicador se reducirá dos puntos durante el próximo ejercicio hasta situarse en el 30,7 y el número de parados di s minuirá un 6, 2%. Un esce nario alentador sustentado por un aumento de la ocupación en todos los sectores. La construcción y los servicios registrarán incrementos superiores al 3%.

El análisis territorial para el conjunto de 2015 deja un incremento de l a actividad económica en l as ocho provincias, sobresaliendo por encima de la media Málaga y Sevilla —3,3 por ciento— y Granada, con un 3,2.

«El informe refleja un contexto en el que las incertidumbres no se disipan, pero la actividad y el empleo prosiguen su perfil de mejora», reconoció la coordinadora del informe, que respondió que será «difícil» aventurar las consecuencias en la economía las próximas elecciones generales.