El 70% de los asalariados españoles no tiene subordinados. Entre los que sí mandan, dos tercios son hombres

La queja es recurrente en muchos centros de trabajo: hay más jefes que indios, se dice. Pero la estadística, de momento, lo desmiente. España es un país de empleados que tienen bastantes jefes y algunas jefas. Del conjunto de los trabajadores, 12,4 millones (casi un 70% y 1,3 puntos más que el año pasado) son empleados rasos, que no tienen personas a su cargo pero sí jefes por encima, según se desprende de lasvariables de submuestra de la Encuesta de Población Activa (EPA) de 2015. Estos empleados están dirigidos por un grupo que lo forman 3,4 millones de jefes de distinto grado, de los cuales solo un tercio son mujeres. Fuera de estos dos grupos queda un 10,7% de trabajadores que no tienen ni jefes ni empleados (los autónomos, en su mayoría).

Gráfico: Empleo y sexo

Cada año, además de la tasa de paro, el INE aprovecha la EPA para trazar un panorama del empleo en España analizando distintas variables. Son las llamadas variables de submuestra. Una de ellas es el tipo de puesto de trabajo, que clasifica las ocupaciones en función de su grado de responsabilidad. Y ese punto conforma un dibujo bien distinto al del adagio de los indios.

Así, el INE señala que de los 17,8 millones de asalariados de España, 12.486.000 se clasifican como “empleados con jefes pero sin subordinados”, un 69,9% del total (un 68,8% en 2014). De ellos, 6.270.000, un 50,2%, son mujeres, frente a 6.216.100 hombres. Es decir, en números absolutos la paridad es casi total. No obstante, si atendemos al porcentaje de empleados sobre el total de trabajadores, se observa que las empleadas suponen un 77% del total de mujeres con trabajo, mientras que el porcentaje de hombres en esta categoría es del 63,7%. Por tanto, la diferencia está en las categorías superiores: hay más jefes que jefas.
Un país de empleados con muchos jefes y algunas jefas

A más categoría, menos jefas

En concreto, de los 3,44 millones de jefes de las cuatro categorías que distingue el INE, 2,26 millones son hombres, frente a 1,18 millones de mujeres. Y cuanto más ascendemos en la escala de ‘jefatura’, las diferencias se acentúan. Entre los 1.062.400 “encargados, jefes de taller u oficina, capataces o similares”, 701.900 son hombres, un 66%. La diferencia baja un poco en el siguiente escalón, el de los “mandos intermedios”, en el que un 38,47% son mujeres (409.300 frente a 654.000 hombres), pero se incrementa en los siguientes. Así, un 68,1% de los 1.187.500 “directores de pequeña empresa, departamento o sucursal” son hombres, así como un 75,3% de los 127.500 “directores de empresa grande o media”.

Entre este último grupo, los directores de grandes empresas, no hay jóvenes de menos de 24 años, según la encuesta, mientras que el 75% de ellos son mayores de 45 años. De hecho, apenas hay jefes entre los menores de 24 años, apenas 25.000 entre las tres categorías restantes, frente a 734.000 empleados sin subordinados menores de 24 años.

Aparte de todas estas categorías, está la de quienes aseguran no tener ni jefes ni subordinados, categoría en la que se engloba la inmensa mayoría de los autónomos. Son 1.913.800 personas, un 10,7% del total de trabajadores (un punto menos que el año pasado), según el INE y aquí, de nuevo, los hombres son mayoría: 1.265.700 frente a 648.100, una relación del 66,1-33,9%.