EL MUNDO

La dirigente socialista pretendía negociar otra fecha para la elección del candidato
Su objetivo era retrasarlas hasta septiembre para poder tener más margen de maniobra en la elección del próximo candidato socialista a la Presidencia del Gobierno. Su hombre en la Ejecutiva Federal, Antonio Pradas, le advirtió de la decisión de Sánchez durante la reunión del lunes. Esa premuta en la convocatoria de primarias el 26 de julio, que pone la maquinaria de primarias en funcionamiento el próximo lunes, impide a la baronesa andaluza y a sus aliados dedicarse a ese proceso, ya que hasta entonces estará resolviendo los pactos para constituir los ayuntamientos y su propia investidura, que tiene fecha límite el 5 de julio. Además, Susana Díaz sale de cuentas en su embarazo a finales de ese mes, por lo que probablemente no pueda ni estar físicamente en esa cita. Precisamente su estado de gestación, concretamente una cita con el ginecólogo, fue la excusa ofrecida a los medios de comunicación para justificar que la presidenta atrasara su cita con Pedro Sánchez al viernes. La dirección andaluza del PSOE mantiene que las elecciones municipales han ido mejor en esta comunidad que en el resto de España, propiciando que el PP haya vuelto a ganar a nivel nacional. Además, el PSOE-A teme que el PP inicie una renovación que termine con un candidato a la Presidencia del Gobierno mejor que Mariano Rajoy, lo que mermaría las opciones de ganar de su partido en las generales. Por esos motivos, en San Vicente defienden que la elección del candidato socialista debe hacerse con más esmero, dedicación y prudencia. Sin prisas. En este sentido, el PSOE-A sigue manteniendo que Pedro Sánchez no es el candidato idóneo para plantar cara al PP y los partidos emergentes. Nada que hablar La decisión de Ferraz de incluir en el comité federal el calendario de primarias ha vuelto a dinamitar las ya complicadas relaciones con Susana Díaz. La presidenta canceló su encuentro con Sánchez, al entender que ya no tiene nada que consensuar ni hablar con él, y previsiblemente mostrará su malestar en el Comité Federal del sábado. La dirigente andaluza ya se planteó no acudir a la última reunión de este órgano, el pasado 28 de marzo. Lo hizo tras ganar las elecciones autonómicas, para convertirse en la gran protagonista de la cita. Susana Díaz acudió a la reunión, abrazó a Eduardo Madina y Carmen Chacón, recibió aplausos por su victoria, intervino y se marchó, ninguneando a Pedro Sánchez. La fecha de las primarias el 26 de julio eligió la Ejecutiva Federal del PSOE el 8 de septiembre. El Comité Federal del sábado aprobará las bases reguladoras de las primarias, que fijarán el inicio del proceso de recogida de avales probablemente el lunes 1 de junio. Ferraz dará el pistoletazo de salida de inmediato al proceso para que los ciudadanos voten en primarias abiertas al próximo aspirante socialista a la Presidencia del Gobierno que se enfrentará a Rajoy. El líder del PSOE, PEdro Sánchez, ya ha anunciado que quiere concurrir. Y su equipo más próximo no oculta que su intención es hacerlo en solitario. De hecho, este calendario le beneficia, reconocen fuentes del partido. Aún así, si alguien más quiere dar el paso, podrá hacerlo recogiendo primero avales y sometiéndose después a una campaña electoral abierta a los ciudadanos. La recogida de avales está prevista para junio y la campaña electoral sería en julio, si se presenta más de un aspirante. Fuentes del PSOE andaluz consideran que el calendario que quiere aprobar Ferraz «parece diseñado a la medida de Sánchez. Las bases reguladoras de las primarias que quiere aprobar Ferraz prevén que a primeros de junio comience la recogida de avales, un 5% de los militantes. Posteriormente, se abrirá un plazo de verificación y se proclamarán los candidatos. Después, se abrirá un nuevo plazo de 15 días para que todos los ciudadanos quq quieran votar se inscriban en un censo. Luego habrá otros 15 días de campaña y se abrirán las urnas el 26 de julio. Los barones más próximos a Díaz no parecen esta vez interesados en la última batalla de la presidenta. En conversación co varios de ellos, le restaron importancia. E incluso defendieron que la fecha del 26 de julio ya es taría porque Rajoy podría adelantar las elecciones a septiembre u octubre. Ferraz está dispuesto a mantener el pulso hasta el final, como confirmaron fuentes de la dirección. De esta forma, las probabilidades de que Sánchez, se convierta a mediados de junio en el candidato único del PSOE para llegar a La Moncloa por falta de adversarios son altas.
EL MUNDO
]]>