EL MUNDO
El PSOE quiere expulsar la asignatura de todos los colegios, ya sean públicos, privados o concertados

El borrador del programa del PSOE -que ayer fue revisado por la Comisión Permanente de la Ejecutiva -establece que el Gobierno deberá promover «las reformas del marco legal actual necesarias, así como de los acuerdos internacionales», para «promover una escuela pública laica donde no quepa la integración, ni en el currículum ni en el horario escolar, de enseñanzas confesionales».

Esto implica la denuncia del Concordato que tiene España con el Vaticano y que cuenta con rango de acuerdo internacional. La intención del Partido Socialista es romper este acuerdo al máximo nivel, ya que en el capítulo de laicidad propone «denunciar» estos acuerdos.

Si el PSOE lleva a la práctica sus promesas, la Religión dejará de darse en clase en España y no será evaluable como asignatura para calcular la nota media, para obtener becas o para acceder a la universidad.

Fuentes que han participado en la elaboración del programa explicaron a EL MUNDO que «ningún país de nuestro entorno considera la Religión como asignatura con la profundidad con que está considerada en España». Con dos excepciones: Italia e Irlanda. Las mismas fuentes destacaron que esta materia salió del currículo escolar en Francia a finales del siglo XIX y que tampoco existe en Alemenia o Reino Unido.

Aparte de la asignatura de Religión, el partido de Pedro Sánchez se compromete a alcanzar un pacto de Estado con las demás fuerzas políticas para evitar que la educación sea objeto de discrepancia política y para dar estabilidad al sistema. Además, el PSOE se compromete a derogar la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa, la ley Wert.

Los socialistas entienden que hay casi que duplicar la inversión en educación. En dos legislaturas proponen pasar del actual 3,9% de gasto sobre el PIB al 5% con «la aparición de alcanzar el 7% a medio plazo»:

El PSOE también quiere «universalizar la educación púlica de cero a 18 años», que no es lo mismo que hacerla obligatoria. La educación seguiría siendo obligatoria de seis a 16, como hasta ahora, pero garantizando que todo el que quiera estudiar entre cero y 18 años pueda hacerlo.

Por último, el PSOE incide en que se deben recuperar «las becas como un derecho» de los estudiantes, de forma que «ningún alumno que quiera estudiar deje de hacerlo por circunstancias económicas».

El programa estará desde hoy en mipsoe.es. Desde esta web podrá recibir aportaciones y propuestas que serán estudiadas en las próximas semanas. Su aprobación está prevista para el 15 de noviembre.

La reforma para conseguir un «Estado laico» no se queda, no obstante, en la asignatura de Religión. Los socialistas proponen cambiar la Constitución para eliminar la actual referencia a la Iglesia y añadir «el sometimiento de los representantes de los poderes públicos al principio de neutralidad religiosa».

El programa también contempla aprobar una ley de Libertad Religiosa y de Conciencia que establecerá un estatuto común para todas las confesiones. Esta norma eliminará los crucifijos de las tomas de posesión y establecerá un protocolo para hacer actos de Estado de carácter civil y no católicos.

Novedosa resulta finalmente la parte del program que trata de la prostitución. tras muchos debates y borradores contradictorios, el PSOE propondrá una serie de medidas con un objetivo: «la abolición» de todas las formas de prostitución.

El PSOE quiere reintroducir en el Código Penal la «tercera locativa», el alquiler de habitaciones para practicar sexo de pago. Esta medida podría acabar con los burdeles y «desmantelar la industria del sexo», asegura el texto de los socialistas.

Además, el programa electoral propone finalmente sancionar tanto la demanda como la compra de la prostitución: es decir, el Gobierno impulsaría multas para los clientes de las prostitutas, como ya hacen algunos ayuntamientos cuando el sexo se ofrece en la calle.

El PSOE propone, por último, una ley contra la Trata de Seres humanos con Fines de Explotación Sexual que prohíba los anuncios de sexo y que persiga estos delitos.