HUELVA INFORMACIÓN
Inaugurará este año algunas instalaciones pendientes a la espera de que se apruebe la nueva planificación estatal

Red Eléctrica de España (REE) invertirá 182,1 millones de euros en Andalucía hasta 2019 para seguir reforzando el mallado de la red de transporte en una comunidad autónoma que demanda el 14,6% de la electricidad nacional y produce el 12% de ella. A la espera de que el Gobierno central apruebe la nueva planificación del sector eléctrico, la compañía prevé ejecutar esa cantidad para poner en servicio infraestructuras como la nueva subestación Colón de Huelva, la subestación de Berja (Almería) o la subestación de Cañuelo (Cádiz).

Estas tres instalaciones son algunas de las obras que REE culminará este año en Andalucía dentro de un plan de inversiones que se ha visto limitado en los últimos ejercicios por la suspensión de la planificación de los sectores de electricidad y gas, que sólo ha permitido concluir lo iniciado y ejecutar algunas infraestructuras consideradas críticas. Para 2015 la operadora del sistema eléctrico prevé finalizar algunas de esas actuaciones pendientes, varias de ellas recogidas también en el borrador de la nueva planificación eléctrica, como es el caso de la subestación onubense, que servirá para garantizar la calidad del suministro a la capital y los grandes consumidores del polo industrial onubense. Un objetivo similar al de la subestación de Cañuelo, que junto a la línea de 220 kilovoltios Cañuelo-Los Barrios está destinada a suministrar los nuevos desarrollos del Puerto de Algeciras. La tercera subestación, Berja, se pondrá en servicio con el fin de resolver la limitación de potencia de la desaladora. Junto a ellas, Red Eléctrica acabará en 2015 la línea Andújar-Guadame en Jaén, que ha salvado algunos problemas por la aparición de restos arqueológicos. También se trabaja en las repotenciaciones de una quincena de líneas que fueron adquiridas a Endesa en Huelva, Sevilla y Málaga y se está tramitando la declaración de impacto ambiental del eje Puerto Real-Parralejo en Cádiz, para el apoyo de la red de distribución en la zona de Barbate y Vejer.

Estas actuaciones se sumarán a otras de envergadura ejecutadas en los últimos años. Así, en 2014 REE inauguraba dos obras básicas para la conexión con Portugal: la línea Puebla de Guzmán-frontera portuguesa y la línea Almaraz-Guillena, que conecta las interconexiones con el país vecino existentes en las distintas comunidades autónomas y que ha supuesto una inversión de 260 millones de euros. De hecho, según explican fuentes de la compañía, «las grandes actuaciones en Andalucía ya se han acometido». Una vez reforzada la red onubense, la última que quedaba con una situación en precario, la operadora del sistema eléctrico está a la espera de la planificación ministerial, a la que presentó proyectos por un importe de unos 380 millones de euros en Andalucía. Esos proyectos son, según el director general de Operación, Andrés Seco, los considerados «más prioritarios». Entre ellos están, además delas actuaciones que se están desarrollando en la actualidad, alguna repotenciación de líneas en Sevilla o la subestación de Chucena en Huelva para reforzar la distribución de la zona Condado-Campiña, tal y como reclaman las distribuidoras Eléctrica del Condado de Almonte (Huelva) y Medina-Garvey en Pilas (Sevilla).

En cambio, otros proyectos que sí se incluían anteriormente en la planificación han caído del nuevo documento, como el anillo eléctrico de Sevilla, que se sustituye por refuerzos puntuales de la red. O el eje Caparacena-Baza en Granada, pensado para evacuar la energía que se generaría con el desarrollo eólico previsto en el entorno pero que ha sido descartado al paralizarse la inversión renovable. Sobre la eólica, Seco explicó que la red  nacional podría acoger con el desarrollo de los proyectos previstos en el documento 4.800 megavatios más de aerogeneradores. En total, la operadora del sistema eléctrico prevé invertir 4.700 millones de euros en los próximos 5 años, 3.100 de ellos en la red de transporte (cifra en la que se ha tenido en cuenta la planificación que se aprobará próximamente). Entre sus objetivos inmediatos más importantes está el incrementar la capacidad de interconexión con Francia, para lo cual se llegó a un acuerdo el pasado mes de marzo para abordar tres conexiones más hasta elevar a 8.000 megavatios la capacidad de interconexión. La primera de esas obras, el cable submarino por el golfo de Vizcaya, podría iniciarse entre 2018 y 2019; las otras dos están en fase de estudio. El objetivo final es alcanzar una capacidad de conexión de un 10% de la potencia instalada en 2020 (o al menos acercarse a esa cifra), para no sólo reforzar la seguridad del sistema, sino también para permitir aumentar la exportación de energía, algo que según destacó ayer el presidente de REE, José Folgado, «será bueno para España y Europa». Y que permitirá una mayor integración tarifaria con el resto de la UE. 

HUELVA INFORMACIÓN