MÁLAGA HOY

Andalucía tiene una de las fiscalidades más altas. EL PSOE propone un descenso del IRPF condicionado, el PP es el que promete rebajarlo más e IU quiere subirlo
Andalucía no es sólo la región con la mayor tasa de paro de España. La región comparte con Cataluña y Asturias el honor de contar con el tipo máximo agregado del IRPF más alto de España: un 49% para los contribuyentes que declaran más de 120.000 euros anuales. También salen peor parados los andaluces con rentas bajas y medias: el tipo mínimo agregado que se aplica en Andalucía se sitúa en el 22%, el mayor del país junto al aplicado en Cataluña, según recoge el informe Panorama de la fiscalidad autonómica y foral 2015, elaborado por el Consejo General de Economistas. Junto a Cataluña y Galicia, Andalucía no ha modificado el tramo autonómico del IRPF tras la entrada en vigor de la reforma fiscal. Esta decisión implica que se van a intensificar las diferencias entre los impuestos que abonan los ciudadanos según la comunidad autónoma en la que residan. En 2010, cuando las autonomías fueron autorizadas a modificar el número de tramos y los tipos en el 50% del IRPF, los desfases se limitaban a las rentas más altas. Pero ahora las disparidades ya son perceptibles en rentas medias, que suponen la mayor parte de la recaudación. La nueva norma estatal establece cinco tramos con tipos que van desde el 10% al 23,5%, con una exención para las rentas inferiores a 12.000 euros. En la parte autonómica del IRPF, Andalucía ha mantenido sus seis tramos, que se suman a los tipos estatales. El tipo mínimo es el 12% para una base liquidable de hasta 17.707,20 euros y escala hasta el 25,5% para rentas superiores a los 120.000 euros. El estudio del Consejo General de Economistas recoge una serie de simulaciones que ponen de relieve las diferencias entre las comunidades -pese a que no incluyen a País Vasco y Navarra, acogidas a su régimen foral particular más favorable-. Estas disparidades se traducen en que un contribuyente con una base imponible de 16.000 euros y sin derecho a deducciones abonaría en Andalucía una cuota de 1.648.83 euros, un 12% más que 1.472,06 euros que se le retendrían en Madrid. Tomando como referencia unos ingresos de 20.000 euros, -el salario medio andaluz asciende a 20.891 euros según la Encuesta Anual de Estructura Salarial del INE- un andaluz abonará 2.566 euros, 206 euros más que un residente en la Comunidad de Madrid, o 172 euros más que un contribuyente de Castilla-La Mancha. En el caso de unos ingresos de 30.000 euros, la retención de un andaluz asciende a 5.205 euros, 273 euros más de lo que abonaría si residiera en Madrid. Las diferencias se incrementan a medida que se escala en las rentas. Por ejemplo, con 300.000 euros de base, el IRPF a abonar en Andalucía asciende a 131.733 euros, frente a los 121.870 euros que liquidaría en Madrid. Aunque las simulaciones son ilustrativas, hay que matizar que la realidad es mucho más compleja debido a la diversidad de deducciones aplicables en cada caso particular, como hijos o mayores dependientes o vivienda habitual. Las diferencias entre comunidades no saldrán a la luz hasta 2016, ya que el tramo autonómico del IRPF de 2015 se liquida en la Campaña de Renta que comenzará en la primavera del año que viene. En cambio, la reforma estatal entró en vigor pasado 1 de enero y ya es perceptible en las nóminas. Por tanto, muchos contribuyentes se encontrarán dentro de un año con la desagradable sorpresa de que su declaración saldrá a pagar. Los principales partidos incluyen en sus programas rebajas del IRPF salvo IU, que aboga por crear dos nuevos tramos para las rentas altas [ver recuadro]. Por ejemplo, el PSOE propone un recorte de entre 2 y 3,5 puntos de la tarifa autonómica “para las clases medias y trabajadoras”. Sin embargo, la vincula a que el Estado devuelva “1.235 millones que adeuda a los ciudadanos andaluces por la recaudación del IRPF”. En lo que se refiere a otros gravámenes como el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, reducirán “la carga impositiva para rentas medias y situaciones singulares”, manteniendo la bonificación para transmisiones de menos de 175.000 euros y dejando “el primer tramo de 100.000 euros exento para las transmisiones con base liquidable superior a 175.000 euros”. El PP concreta que reducirá en dos puntos el tipo aplicable en los para bases liquidables inferiores a 60.000 euros, y un punto en las superiores de 60.000 euros. Además, recoge deducciones para familias de “rentas bajas y medias” por gastos en guardería, tener un hijo universitario estudiando en una provincia distinta a la residencia familiar, aprendizaje de idiomas extranjeros, compra de material escolar o prótesis o el abono de intereses por la financiación de estudios de master o doctorado. Además , los populares abogan “la práctica supresión” del Impuesto de Sucesiones y Donaciones y del gravamen sobre las bolsas de plástico y rebajar el Impuesto de Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados.
MÁLAGA HOY
]]>