A. Martín

DIARIO DE SEVILLA
La Asociación Europea de Asesores Financieros (EFPA España) ha puesto en marcha en Sevilla su proyecto de Educación Financiera, una iniciativa pionera en España que busca promover la cultura financiera a través de talleres. «Me sorprende el desconocimiento de la mayoría de las personas sobre aspectos financieros básicos», señala el delegado territorial de EFPA en Andalucía Occidental, Ramón Padilla , que ha participado en las primeras sesiones celebradas en el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Andalucía y en el Colegio Oficial de Aparejadores de Sevilla. Los talleres están estructurados en tres partes. En la primera se analiza cómo elaborar un presupuesto familiar, teniendo en cuenta los ingresos mensuales y los gastos corrientes. La segunda sesión aborda variables que pueden afectar a las finanzas de los hogares, como la inflación, los impuestos o los tipos de interés, y trucos para reaccionar ante imprevistos como el desempleo. Y la última jornada se centra en el ahorro para la jubilación o las ventajas de alquilar o comprar una vivienda. «La gente se sorprende cuando coloca de forma correcta en un excel los ingresos y los gastos y elaboran un presupuesto familiar», afirma Ramón Padilla , que resalta que los asistentes «se dan cuenta de cosas de sentido común pero que en el día a día no se paran a pensar». Para los asesores financieros, estos talleres son básicos para evitar el impacto de futuras crisis en las finanzas familiares. Y es que la divulgación es uno de los principales de esta asociación, surgida hace 15 años con el objetivo de promover el desarrollo de la asociación de asesor y planificador financiero en España. EFPA está afiliada a EFPA Europa y cuenta en España con más de 12.000 miembros certificados, de los que unos 1.100 pertenecen a la delegación en Andalucía. «El aumento de la cultura financiera es básico. Nuestro objetivo es dotar de mucha más profesionalidad a nuestra actividad, porque no todo el mundo puede ejercerla», incide Padilla. Un ejemplo de ello es que para lograr la certificación EFPA hay que superar varios exámenes, que siguen un estándar europeo, y que los conocimientos deben ser revalidados cada dos años para mantener la cualificación. Además, los asesores agrupados en EFPA se rigen por un estricto código ético. «Por ejemplo, en los talleres no puedes dar ni tus datos personales de contacto. Allí no se va a hacer clientes. Y nuestra labor en EFPA es totalmente altruista, la cual se realiza fuera de nuestro horario profesional», insiste su delegado en Andalucía Occidental. victoria hidalgo Ramón Padilla, presidente de EFPA en Andalucía Occidental.]]>