REGENERACIÓN Y CAMBIAR LA IMAGEN DE ANDALUCÍA

Nuestro objetivo es fundar un centro de debate, para crear opinión sobre los desafíos futuros de la sociedad andaluza, y ayudar a difundirlos para que trasciendan e influyan en el conjunto de la ciudadanía y en las decisiones políticas. Queremos contribuir así a la vertebración de la sociedad civil, para que tenga un protagonismo mucho mayor que el que ha conseguido en las últimas décadas.

Esta plataforma cívica persigue la consolidación y regeneración del sistema democrático. Y entiende la sociedad civil como el conjunto de ciudadanos organizados para actuar en el campo de lo público en busca del interés general, sin ánimo de lucro personal ni buscar el poder político o la adhesión a un partido determinado. Akio Morita, fundador de Sony solía decir a sus empleados “no trabajáis para Sony, sino para cambiar la imagen de Japón en el mundo”. En el CDD trabajaremos para crear opinión, pero también para cambiar la imagen de Andalucía en España y en el mundo.

HABLARLE A LA SOCIEDAD Y OÍRLA

Creemos que es el momento de cambiar la orientación de los discursos públicos: hasta ahora la tendencia era siempre hablarle al poder y a partir de ahora pensamos que hay que hablarle a la sociedad y oírla. Consideramos imprescindible restaurar la confianza entre los partidos y los ciudadanos. Pero para recuperar su respeto, los políticos deben escuchar a la sociedad. Al mismo tiempo hay que propiciar que se manifieste lo que se conoce como mayoría silenciosa.

Además del protagonismo de la sociedad civil, nuestro Centro de Debate y Desarrollo tendrá un segundo pilar, el desarrollo, en un triple plano: estamos convencidos de que este país necesita un nuevo modelo educativo, productivo y político. De hecho, la calidad de la educación e igualdad en las oportunidades de acceso a la misma, así como el protagonismo de la juventud son dos de nuestros ejes prioritarios en el corto plazo. Los jóvenes deben ser actores principales de este proyecto y convertirse en pocos años en los motores del Centro.

UN PAPEL EN EL MUNDO

En 2020, cinco de las diez mayores economías del mundo corresponderán a países que actualmente denominamos emergentes. En una década Alemania podría no estar en el G-8 y en una generación no habrá ningún país europeo en el G-20. El ‘centro de gravedad’ del mundo se desplaza hacia el Estrecho de Malacca, punto de unión entre el Océano Pacífico y el Indico, por el que transita un tercio del comercio marítimo mundial, dentro de la línea de grandes tráficos que circunda el mundo pasando por el Canal de Panamá y el Estrecho de Gibraltar.

Nuestro Centro de debate debe impulsar una reflexión en torno al modo en que Andalucía debe prepararse para acometer estos cambios. Utilizando el 100% de su superficie cultivable, China sólo puede cubrir el 40% de las necesidades de su población. Esa realidad supone tensiones y oportunidades para nuestro sector agroalimentario. Hay técnicos que sostienen que China considera a España como un país que puede aportar conocimientos en la gestión del agua o residuos y en el desarrollo de energías renovables.

China no es ni mucho menos el único terreno al que mirar. Nuestro continente vecino es África. En zonas como Angola o el Golfo de Guinea empieza a haber una clase media emergente. Y Latinoamérica ofrece también oportunidades en múltiples sectores, en particular en los cuatro países con salida al Pacífico: México, Colombia, Perú y Chile.

CARÁCTER REGIONAL Y TRANSVERSAL

Este Centro se distingue de otros existentes por su carácter regional y su composición transversal. Aspiramos a organizarnos en todas las provincias andaluzas y a reunir detrás de esta iniciativa en una primera fase a unas 500 personas en toda Andalucía. Nuestro objetivo es relacionarlos, organizarlos y liderarlos. Una de nuestras preocupaciones principales es la defensa del mundo empresarial, pero entre nuestros temas de debate no sólo estará la producción, la economía o la empresa. Además de empresarios y directivos, entre nuestros fundadores hay profesores de universidad, intelectuales, científicos, periodistas…

A su carácter regional y transversal, en esta coyuntura histórica hay otros dos factores diferenciales que añadir, que nos parecen imprescindibles. 1. Tener el coraje cívico de hacer las críticas que hay que hacer, con moderación y reflexión. Y 2. La creación de una plataforma digital, una web de blogs, que sirva de transmisión de la opinión generada en nuestro Centro y que además aglutine de manera diferenciada a todas las asociaciones de tipo local o especializado que ya existen en Andalucía.