Un grupo de profesionales, empresarios, directivos, científicos, intelectuales, profesores de universidad y periodistas, han creado el llamado ‘Centro de Debate y Desarrollo’ con vistas a fomentar el diálogo y el debate “ante la crisis institucional que vive el país”.

Segun indica su presentación, en este club de opinión se ha debatido sobre los problemas económicos, políticos y sociales que tienen Andalucía y España, y tras una decena de encuentros en los que han participado medio centenar de personas, se ha decidido crear una asociación para “fomentar un debate organizado entre nosotros al que convocar a las capas más dinámicas de la sociedad para promover el desarrollo económico y social y una regeneración de la vida pública, sobre la base de principios como la honestidad y la calidad en el trabajo”.

Tras apuntar que esta asociación “tiene vocación de independencia y la voluntad de defender la solidaridad en una economía de mercado”, han recordado que sus promotores son el abogado y profesor de la Universidad de Málaga y socio director de Gaona Abogados, Manuel Camas; el periodista y director de Diario de Sevilla, José Antonio Carrizosa; la periodista de Vocento y exdirectora de La Voz de Cádiz, Lalia González Santiago; el novelista, poeta, ensayista y profesor de Loyola Eduardo Jordá; el médico, catedrático de Fisiología de la Universidad de Sevilla y  Director del Instituto de Biomedicina de Sevilla, José López Barneo; el ingeniero, empresario y profesor de la EOI, Joaquín López Lérida.

También están presentes el periodista y vicepresidente de la Fundación Persán, Ignacio Martínez; el economista y presidente de Persan, José Moya Sanabria; la profesora de Derecho en la Universidad de Loyola y coordinadora del Instituto mixto Loyola-Abengoa Research, Pilar Navarro; la licenciada en Derecho, Master en Esade y empresaria, y consejera delegada de Industrias Cárnicas Zurita y La Cueva de 1900, Ángeles Orantes Zurita; el economista, empresario y presidente de Konecta,  José María Pacheco; el economista y director de Relaciones Institucionales de Heineken, Jorge Paradela; y el economista y presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido.

El objetivo de esta asociación es “fundar un centro de debate, para crear opinión sobre los desafíos futuros de la sociedad andaluza, y ayudar a difundirlos para que trasciendan e influyan en el conjunto de la ciudadanía y en las decisiones políticas”, toda vez que pretenden “contribuir así a la vertebración de la sociedad civil, para que tenga un protagonismo mucho mayor que el que ha conseguido en las últimas décadas”.

Esta plataforma cívica persigue “la consolidación y regeneración del sistema democrático” y entiende la sociedad civil “como el conjunto de ciudadanos organizados para actuar en el campo de lo público en busca del interés general, sin ánimo de lucro personal ni buscar el poder político o la adhesión a un partido determinado”. “En el CDD trabajaremos para crear opinión, pero también para cambiar la imagen de Andalucía en España y en el mundo”, han añadido.

Consideran que “es el momento de cambiar la orientación de los discursos públicos, pues hasta ahora la tendencia era siempre hablarle al poder y a partir de ahora pensamos que hay que hablarle a la sociedad y oírla; hay que restaurar la confianza entre los partidos y los ciudadanos, pero  para recuperar su respeto, los políticos deben escuchar a la sociedad”.

Por ello, esta plataforma cívica persigue “la consolidación y regeneración del sistema democrático”.

Asimismo, además del protagonismo de la sociedad civil, este centro de debate tendrá un segundo pilar, el desarrollo, en un triple plano, puesto que “estamos convencidos de que este país necesita un nuevo modelo educativo, productivo y político” y consideran que los jóvenes “deben ser actores principales de este proyecto y convertirse en pocos años en los motores del centro”.

Este centro de debate quiere impulsar “una reflexión en torno al modo en que Andalucía debe prepararse para acometer estos cambios”, y ha citado la necesidad de mirar a China y a África, así como los cuatro países con salida al Pacífico, como son México, Colombia, Perú y Chile.

Asimismo, este centro se distingue de otros existentes por su carácter regional y su composición transversal, pues aspira a organizarse “en todas las provincias andaluzas y a reunir detrás de esta iniciativa en una primera fase a unas 500 personas en toda Andalucía”, de forma que su objetivo es “relacionarlos, organizarlos y liderarlos”.

Una de sus preocupaciones principales es la defensa del mundo empresarial, pero entre sus temas de debate no sólo estará la producción, la economía o la empresa. A su carácter regional y transversal, en esta coyuntura histórica hay otros dos factores diferenciales, como serán “tener el coraje cívico de hacer las críticas que hay que hacer, con moderación y reflexión; y la creación de una plataforma digital, una web de blogs, que sirva de transmisión de la opinión generada en nuestro centro y que además aglutine de manera diferenciada a todas las asociaciones de tipo local o especializado que ya existen en Andalucía”.

Esta asociación privada se ha articulado bajo la fórmula jurídica de asociación sin ánimo de lucro. Los estatutos se presentaron en el Registro el 30 de julio de 2014. El Centro de Debate y Desarrollo tendrá socios individuales que pagarán una cuota. Se considerará socios fundadores a los que participen en el proceso constituyente, durante los primeros seis meses de vida de la Asociación, aunque no tendrán ninguna diferencia en derechos y obligaciones con los socios de número. También habrá socios de honor, que no pagarán cuota y no tendrán derecho a voto en las asambleas.

Este centro tiene también un logotipo que es obra del joven diseñador malagueño Nacho Contreras. El centro se organizará al mismo tiempo de manera regional y provincial. Desde la estructura regional se promocionará y ayudará a los promotores de cada provincia para poner en marcha sus actividades. A nivel local se reproducirá el formato regional.

La propuesta es que en el plazo de seis meses a partir de la primera asamblea o cuando se alcance la cifra de 100 socios, se convoque una asamblea general para nombrar una junta directiva que sea votada por la totalidad de socios que haya en ese momento y ya pueda ejercer la administración de la Asociación durante el periodo de cinco años marcado en los estatutos.

En este club de opinión se ha apostado por hacer debates con dos ponentes de posiciones dispares con breves introducciones y mucho diálogo entre ellos y con el público. Habrá tres temas sobre los que se pueden concentrar las primeras series de debates, como es la economía andaluza y modelo productivo, incluidos asuntos como la política energética; el modelo educativo; y el modelo político, abordando temas como la ley electoral o la financiación de partidos.

Además, utilizarán la vía estatutaria del Diputado 110 para llevar iniciativas ciudadanas al Parlamento de Andalucía y prevén crear ejes dentro de Andalucía, y mantener relaciones con las distintas regiones de España y con la Unión Europea.

Con las conclusiones de estos debates se proponen lanzar manifiestos sobre diversos temas. La difusión podría ser por medios propios o a través de medios digitales o tradicionales.

Harán publicaciones con las conclusiones de sus debates o de sus manifiestos, ‘on line’, en eBook o en papel.

Asimismo, ‘El desafío andaluz’ es la web que servirá de plataforma de blogs de opinión para los miembros del centro y aspira a convertirse en un medio influyente, aunque no sea masivo ni comercial.

Además, para la publicación de vídeo blogs, reportajes o difusión de la opinión generada en los debates tendrán un canal de YouTube, para el que hay que encontrar un formato original de edición.

EUROPAPRESS