Stella Benot
ABC
Ambas partes ultiman su negociación para dar estabilidad al Gobierno andaluz

El PSOE andaluz (o el Gobierno de Susana Díaz) se entiende a la perfección con Ciudadanos, el partido con el que están cerrando los últimos flecos del Presupuesto de la Junta para 2016. Y el acuerdo es bien sencillo: la formación naranja se lleva los titulares de prensa positivos (como la mínima bajada de la renta de ayer), mientras que el Ejecutivo ve sus cuentas aprobadas, lo que le garantiza la estabilidad precisamente en el año más complicado. El primero de la Legislatura y en medio de una nueva campaña electoral, la de las generales, la que más interesa al líder de la formación naranja, Albert Rivera.

El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, lo dejaba ayer claro tras la reunión del Consejo de Gobierno, «hay un alto grado de coincidencia» en las demandas del Gobierno y de Ciudadanos. E incluso las enumeraba: reducción del impuesto de la renta, mejorar la plantilla del profesorado en Andalucía, más gasto en Salud y el apoyo a los emprendedores y autónomos.

Prácticamente los mismos principios que el grupo parlamentario de Ciudadanos estaba trabajando en ese momento y que recogió en un documento que ayer envió al PSOE. La formación naranja ha pedido un plan especial para pymes y autónomos por 125 millones de euros para ayudar a las empresas con hasta 9 trabajadores y que son el 90% del tejido productivo andaluz; aumentar las plantillas en Sanidad y Educación y recuperar las jornadas al 100% de los trabajadores; así como un 10% más de l os f ondos para Dependencia.

Y hay un asunto que el partido que lidera Juan Marín considera especialmente relevante: la reducción de la llamada administración paralela. Así, ha expresado su «voluntad irrenunciable» de eliminar al menos veinte empresas públicas de la Junta porque considera que no son necesarias y cuyo presupuesto debería destinarse a otras prioridades.

Ciudadanos no detalla en este documento que ha enviado al PSOE cuáles son esos veinte entes instrumentales que hay que suprimir, si bien es cierto que el Gobierno andaluz no ha hecho público todo el personal que trabaja en la administración paralela. Sí se refiere expresamente el documento de Ciudadanos al Consejo de Administración de la RTVA, que pasaría de 15 a 7 personas; así como al Consejo Audiovisual de Andalucía cuyos 11 miembros deben reducirse a 5. Un adelgazamiento que ya está acordado entre ambas partes y que la presidenta Susana Díaz ha anunciado en el Parlamento andaluz.

A pesar de este «alto grado de coincidencia» ninguna de las dos partes quería ayer dar por cerrado definitivamente el acuerdo para aprobar el Presupuesto 2016 aunque las reuniones han sido intensas y han fructificado.

Hasta el último día, el Gobierno de Susana Díaz mantendrá el mismo discurso que ayer pronunciaba su portavoz: «se dan las circunstancias para que haya un acuerdo parlamentario con Ciudadanos pero también podría sumarse otras fuerzas políticas».

Claro que, al menos hasta la fecha, no hay negociaciones abiertas con ningún grupo político. A Susana Díaz le basta con los 9 diputados de Ciudadanos para sumar mayoría absoluta y sacar adelante sus cuentas para 2016. Tras las generales, todavía será todo más fácil.