Enric Juliana

LA VANGUARDIA
La investidura de Carles Puigdemont como nuevo presidente de la Generalitat de Catalunya con el apoyo de una conjunción soberanista aparentemente estable modifica súbitamente el eje de la nueva geometría política española, todavía en fase de dibujo. Un polígono irregular. Un octógono. La figura gira y ya no parece la misma de hace una semana. Veamos cómo estan y qué pueden hacer las ocho caras del octógono, de distinto tamaño, peso y envergadura. Partido Popular Mariano Rajoy compareció anoche en Moncloa para recordar que sigue siendo el presidente del Gobierno y que el Tribunal Constitucional no se halla en funciones. “No dejaré que nadie se arrogue poderes ilimitados”, dijo ante la inminente investidura del nuevo presidente de la Generalitat. El Partido Popular va a coger brío. El 20 de diciembre, la derecha española se pegó uno de los mayores batacazos electorales registrados en la política europea reciente y actúa como si no le hubiese pasado nada. Está logrando transmitir que el problema lo tienen los otros, principalmente el PSOE. Rajoy tiene a su partido controlado –por ahora–, Susana Díaz le hizo un magnífico regalo táctico al debilitar a Pedro Sánchez inmediatamente después de las elecciones, y la investidura catalana le sirve en bandeja un mecanismo de presión infalible: la defensa de la unidad de España. La presión política y mediática sobre Sánchez será fenomenal en los próximos días, reforzada por los mensajes que irán llegando de Bruselas –ya han comenzado– y de otras instancias. Informes de relevantes bancos europeos ya han comenzado a advertir sobre los riesgos de la inestabilidad política en España, con el añadido de Catalunya. Principal peligro para Rajoy: que los socialistas, o Ciudadanos, o ambos a la vez, acaben reclamando su cabeza como condición para algún tipo de acuerdo. El libreto catalán de los últimos tres meses es un auténtico manual de instrucciones. Partido Socialista Pese a sus achaques, sigue siendo el mejor colocado tácticamente. Es la dama del tablero. Una dama pálida con problemas en casa. La investidura de Puigdemont le perjudica. Explorar una hipotética mayoría de izquierdas, con el imprescindible apoyo del PNV, más el sí o la abstención de los soberanistas catalanes es ahora mucho más difícil. Pueden rebrotar los problemas internos. El susanismo no descansa. Podemos La presión del PP sobre el PSOE dificultará la oferta de pacto de izquierdas a Pablo Iglesias, que no desea subordinarse a los socialistas. Podemos es hoy el único partido español que habla de la nación catalana y de un referéndum sin mucho miedo a perder votos. Entre sus cinco millones de electores hay muchos jóvenes, que tienden a ver el pro-blema catalán de otra manera. Sin tanto dramatismo. He ahí una de las ventajas de Podemos en relación con el PSOE, cautivo de un electorado más mayor y más concentrado en los pueblos las ciudades intermedias del sur de España, donde la pluralidad de España se percibe como una potencial amenaza al igualitarismo. Ciudadanos La unidad de España es su tema. La formación de un gobierno soberanista en Catalunya le acerca más al Partido Popular. Ciudadanos puede ser ahora clave en la presión al PSOE. Izquierda Unida Es la cara más pequeña del octógono. Se halla en crisis, mirando a Podemos. No pondría grandes dificultades a la coalición de las izquierdas. Al contrario. Partido Nacionalista Vasco Excelentemente colocado en el tablero, podría alterarlo todo hoy mismo si se declarase dispuesto a apoyar un gobierno en minoría del PSOE con un programa de reformas, abierto a buscar una solución para Catalunya. No lo hará, al menos de inmediato. Espera. CDC La CDC que acaba de escapar de unas elecciones que podían destrozarle quisiera jugar en el tablero español. Quisiera, pero Carles Puigdemont no pudo desdecirse ayer de la declaración rupturista del 9 de noviembre. Es difícil repicar e ir en la procesión. Francesc Homs lo intentará. ERC A ERC también le gusta el escenario español. Sin investidura, se habría acercado al PSOE.]]>