DIARIO CÓRDOBA

Moreno le pide respeto a la lista más votada en las municipales y Maíllo se opondrá a su elección. Teresa Rodríguez y Juan Marín reclaman al PSOE que Chaves y Griñán dejen sus escaños
Los primeros contactos entre los partidos que lograron representación parlamentaria en los comicios andaluces del 22 de marzo auguran una «dura» negociación para la investidura de la candidata del PSOE, Susana Díaz, que tiene muy difícil conseguir los apoyos suficientes, al menos en la primera votación. La presidenta en funciones de la Junta, Susana Díaz, se reunió ayer con los candidatos del PP, Juanma Moreno; Ciudadanos, Juan Marín; Podemos, Teresa Rodríguez, e IU-CA, Antonio Maíllo, una ronda de contactos que cerró con el secretario de organización del PSOE-A, Juan Cornejo. Todos los partidos, salvo el PSOE, han puesto condiciones para facilitar la investidura de Díaz como presidenta de la Junta, que en el caso del PP pasan por un «gran acuerdo» que garantice que en las elecciones municipales también se respetarán las listas más votadas, mientras que Podemos y Ciudadanos han coincidido en exigir que los expresidentes Chaves y Griñán abandonen sus escaños, e IU ha dicho que no la apoyará en ningún caso. El Gobierno andaluz apeló a la «responsabilidad» de todas las fuerzas políticas tras recordar que las urnas han otorgado una «amplia mayoría» al PSOE, y confió en que el «dictamen» de los andaluces «se cumpla», según dijo el vicepresidente en funciones de la Junta, Manuel Jiménez Barrios. La jornada comenzó con la reunión entre Díaz y Juanma Moreno, que vinculó cualquier pacto para facilitar la investidura de la candidata del PSOE a la firma de un «gran acuerdo» que garantice que en las elecciones municipales de mayo también se respetarán las listas más votadas. No obstante, el dirigente popular fue explícito al situar, a día de hoy, que la posición de su partido es oponerse a la investidura. «No nos gustan las recetas políticas y económicas del PSOE, de hecho somos un proyecto alternativo y queremos cambiarlas», aseveró Moreno, que avisó: «Para gobernar tiene que ceder, eso es evidente». En este sentido, recordó que la responsabilidad de la situación que se ha creado en Andalucía a raíz de las elecciones es de Díaz por adelantar los comicios en la búsqueda de una estabilidad que «no ha conseguido». La presidenta en funciones planteó al PP-A un acercamiento a partir de cuatro ejes: el empleo, la regeneración democrática y lucha contra la corrupción, la calidad de los servicios públicos (sanidad, educación o dependencia) y la financiación autonó- mica. EXIGENCIA DE PODEMOS Podemos, la tercera fuerza política en la Cámara, condiciona por su parte un eventual acuerdo para facilitar la investidura de Susana Díaz a la dimisión «inmediata» de los expresidentes Chaves y Griñán de sus escaños parlamentarios, a que no se ejecuten desahucios sin alternativa habitacional y a que se reduzca el número de altos cargos y asesores. «Chaves y Grinán tienen que dimitir, abandonar sus escaños por responsabilidad política en la gestión de sus gobiernos sobre el fraude de los ERE», esgrimió Teresa Rodríguez, líder de Podemos. También el candidato a la Junta de Ciudadanos, Juan Marín, confirmó que su partido no estará en el futuro Gobierno andaluz y que se opondrá a la investidura de Díaz mientras los expresidentes Chaves y Griñán mantengan sus escaños en el Congreso y Senado. Interpelado sobre si Ciudadanos estaría dispuesto a que Andalucía tuviera que afrontar la convocatoria de unos nuevos comicios, indicó: «Si no hay ningún tipo de gesto (por parte del PSOE) y no modifica su postura, desgraciadamente tendríamos que ir» a unas nuevas elecciones, algo que lamentarían «mucho», dijo. En términos parecidos, aunque con otros argumentos, el candidato de IU, Antonio Maíllo, confirmó que su grupo parlamentario se opondrá a la investidura de Díaz, a la que reprochó que «carece de credibilidad» para llevar a cabo los acuerdos y las políticas a las que se compromete. «No somos responsables de la situación que ha creado Díaz y estamos dispuestos al diálogo, pero aquí lo que hace falta son obras y hechos no voluntarismo», indicó Maíllo. El PSOE advirtió de que el Gobierno andaluz no puede ser un «cambalache», después de que el PP haya condicionado facilitar la investidura de Susana Díaz a la firma de un acuerdo que garantice que en las elecciones municipales de mayo también se respetarán las listas más votadas. El número dos socialista, Juan Cornejo, replicó también a los candidatos de Ciudadanos y Podemos respecto a sus exigencias sobre la dimisión de Chaves y Griñán, y les recordó que la presidenta de la Junta,»por activa y por pasiva», ya adoptó el «compromiso» de que se les pedirá las actas si fueran imputados con cargos. La presidenta en funciones de la Junta se reunirá hoy con los agentes económicos y sociales.
DIARIO CÓRDOBA
]]>