Daniel Cela
EL CORREO DE ANDALUCÍA
Teresa Rodríguez: “Quienes harán pagar a los socialistas que dejen gobernar a Teófila Martínez otros cuatro años serán los ciudadanos, no nosotros”

La amenaza del PSOE de votarse a sí mismo en el Ayuntamiento de Cádiz si “no se siente cómodo” en el proyecto de Podemos –lo cual facilitaría la reelección de Teófila Martínez (PP) tras 20 años de gobierno- no tiene dirección de vuelta. La secretaria general del partido morado, Teresa Rodríguez, ha dejado claro hoy que “en ningún caso” su formación respondería de la misma manera en Sevilla y Córdoba, donde los socialistas son la segunda fuerza más votada y necesitan el apoyo de las agrupaciones ciudadanas afines a Podemos para lograr las alcaldías. En Cádiz las tornas están invertidas. Es Podemos, o su avatar Por Cádiz Sí se Puede, quien se alzó al segundo escalafón, a 3.000 votos del PP, y el PSOE se desplomó al tercer puesto. El candidato de Podemos, José María González, Kichi, pareja sentimental de Rodríguez, necesita los votos a favor de los socialistas y de Ganemos Cádiz para ser investido alcalde el próximo 13 de junio. Pero a la dirección del PSOE andaluz y a la gaditana no les hace gracia esta opción, acusan a González de imponerles la obligación de votarle porque sí, después de verter comentarios contra su partido que “rozan el insulto”. Los socialistas amagan con votarse a sí mismos y entregar la Alcaldía a Teófila Martínez, y Rodríguez respondió esta mañana que “quienes harán pagar al PSOE que deje gobernar al PP en Cádiz otros cuatro años serán los ciudadanos, en ningún caso Podemos”. “Darle la investidura a Teófila por cobardía, así no”, ha subrayado.

Rodríguez se ha percatado hoy de que Susana Díaz ha renunciado a negociar con su partido de forma preferente, como lo venía haciendo, y ahora se dirige al PP. La líder de Podemos en Andalucía ha criticado las conversaciones “secretas” entre Díaz y el presidente popular, Juan Manuel Moreno, y sugiere que ambos mandatarios están “intercambiando ciudades y sillones” para lograr la abstención del PP en la investidura de la socialista. “Tienen una relación vampírica con la luz pública, negocian de espaldas a la gente”, dice.

Contra los desahucios

Por otra parte, Rodríguez ha invitado hoy a Susana Díaz a seguir los pasos de Manuela Carmena, candidata a la Alcaldía de Madrid vinculada al partido morado, que mañana se reunirá con los bancos para abordar el problema de los desahucios.

“¿Por qué lo que es bueno para Madrid y Barcelona no lo es para Andalucía?”. El PSOE-A se ha alejado del diálogo con Podemos en el debate de investidura y ve difícil llegar a acuerdos con ellos para la constitución de los ayuntamientos. Los socialistas reprochan al partido de Teresa Rodríguez una actitud más inflexible y dura en la negociación que sus homólogos en Madrid y Barcelona, donde las candidatas a la Alcaldía de las agrupaciones ciudadanas afines a Podemos, Manuela Carmena y Ada Colau, no llevan en sus programas como primera condición la ruptura de las instituciones con los bancos que desahucian. El PSOE-A sostiene que las medidas que ha aplicado Susana Díaz contra los desalojos en Andalucía son más avanzadas que las que prometen las aspirantes a alcaldesas, y afea a la marca morada en esta región que sus condiciones para abstenerse en la investidura sean más exigentes que en otras regiones. Los socialistas hicieron mucho hincapié ayer en subrayar que Colau, “emblema de la lucha contra los desahucios”, no pide que el Ayuntamiento de Barcelona rompa con los bancos, y que Carmena, antes incluso de ser investida alcaldesa de Madrid, tiene previsto reunirse hoy con directivos de Bankia para abordar este problema social.

La respuesta ha llegado hoy por parte de la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, que ha admitido que “si Susana Díaz se reuniera con las entidades bancarias para hablar de este tema, lo veríamos como un buen gesto por su parte”. Rodríguez no ha concretado si eso desatascaría su apoyo en la investidura, aunque el partido morado cree que el PSOE ha sido reacio en todo momento a estudiar esta condición, ni siquiera cuando se les propuso que técnicos juristas de ambos bandos estudiaran conjuntamente qué cuentas del Gobierno andaluz podían cerrarse y cuáles no.

EL CORREO DE ANDALUCÍA