Juan M. Marqués Perales
DIARIO DE SEVILLA
Forma parte de la nueva dirección reducida de Juanma Moreno, dirigió su campaña electoral y se prepara para la de Mariano Rajoy

Patricia Navarro (Málaga, 1979) se estrena en el Parlamento andaluz. Es una de las cinco personas que forman el núcleo duro de la nueva dirección de Juanma Moreno, antes fue senadora y concejal del Ayuntamiento de Málaga. De su vicesecretaría depende la organización electoral.

Usted dirigió la campaña electoral de las pasadas autonómicas después de que Antonio Sanz fuese nombrado delegado del Gobierno. ¿Qué fallos cometieron para obtener ese resultado?
Efectivamente, dirigí esta campaña y también fui la coordinadora adjunta de la última de Javier Arenas, la de 2012. He vivido las dos, y le puedo decir que, siendo aquellos resultados mejores, está ha sido más buena. En esta ocasión tuvimos muy poco tiempo para prepararla y salió con una magnífica planificación, rodada y sin levantar el pie del acelerador.

Pero la efectividad de una campaña se mide en los resultados electorales, y éstos no fueron buenos para el PP de Juanma Moreno. Sin embargo, a cualquiera que se le pregunte, en la calle o en éste o en otro partido, le dirá que fue una gran campaña.

Lo dice por los dos debates televisivos.
Claro, el papel que Juanma Moreno jugó en los dos debates fue un éxito, se vio quién era él, qué ofrecía a Andalucía y, además, desenmascaró a Susana Díaz. La última semana de enero teníamos entre tres y cinco puntos menos de los que, finalmente, sacamos en marzo, y eran entre cinco y seis escaños menos.

¿Cree que la campaña y el debate os dieron cinco diputados?
Estoy convencida, pero además hicimos una campaña en redes y muy pegada a la calle, fue muy acertada.

Ahora llega la campaña de las elecciones generales, en las que Rajoy se juega su reelección.
El PP andaluz y Juanma Moreno van a hacer el mismo modelo de campaña que en las andaluzas. Una campaña basada en la presencia en la calle, con mucha frescura y con instrumentos nuevos, como el speaker corner, un mitin en medio de la calle al estilo del siglo XIX. Y, todo eso, combinado con muchas redes sociales. Y es lo que nos han pedido Rajoy y María Dolores de Cospedal, que desde el 1 de agosto, ya, calle y colectivos. Y cada uno va a trabajar desde ya, y si viene un ministro, bien, pero no vamos a esperar a estas confirmaciones para poner la agenda en marcha.

¿Qué perspectivas tiene al PP?
Creemos que el PP va a ganar las elecciones generales. Evidentemente, no se van a repetir los resultados de 2011, y somos consciente de que necesitaremos el apoyo, el acuerdo o la ayuda de otros partidos. Y no pasa absolutamente nada. Si no sacamos la mayoría absoluta, gobernaremos con apoyos, como ocurrió con Aznar.

¿Descarta algún partido para el pacto? IU, Podemos…
Una cosa es la investidura, en la que posiblemente no todos estén dispuestos a apoyar a Rajoy, pero después habrá un presupuesto, leyes y medidas que abrirán posibilidades de acuerdos y de alianzas. El panorama que se abre es más virtuoso que defectuoso, y esto es algo que estamos viendo en el Parlamento andaluz. Posiblemente, el PP andaluz aprobará en esta legislatura más asuntos suyos que en toda la historia.

Si atendemos a la última Egopa, vemos que el PP andaluz sigue con un gran problema. Sus perspectivas para las elecciones generales son buenas, hay un empate en intención directa con el PSOE, mientras, de cara a unas andaluzas, sigue la caída.
Desde hace mucho tiempo vengo denunciando la escasa rigurosidad con la que se analizan los sondeos del Egopa. Este sondeo tiene una característica, una gran diferencia entre la intención de voto y el voto estimado, tiene más cocina que la de Masterchef. Y creo que la cocina siempre se hace para beneficiar a los mismos.

El Egopa de invierno, sin embargo, clavó el resultado de las elecciones andaluzas, sólo se equivocó con el PP, pero porque lo sobrevaloró.
Sí, falló entonces. Evidentemente, no son las mismas motivaciones las que se expresan de cara a unas generales o que para a unas andaluzas. De verdad, me gustaría saber cuáles son las variables que utilizan para calcular la intención de voto, y está hecha por personas a las que respeto porque me han dado clases en la Universidad de Granada.

¿Juanma Moreno no es el problema?
No, para nada, al día de hoy es el mejor candidato que puede tener el PP en Andalucía. Sin lugar a dudas.

¿Y con tirón en el voto?
También. Juanma Moreno lleva menos de un año y medio en el cargo y debe tener la oportunidad, como la han tenido otros en nuestro partido y de otros partidos, de estar en un cuerpo a cuerpo con los andaluces.

Tiempo.
Tiempo, y un trato igualitario en medios de comunicación públicos, como Canal Sur.

Juanma Moreno va mucho a Canal Sur.
No sé si va más veces que otros candidatos u otros dirigentes, pero si sé que la principal fuente por la que se informan los andaluces son los informativos de Canal Sur. Si en esos informativos Juanma no tiene un tratamiento objetivo, será muy difícil que llegue su información de modo veraz.

Eso es un clásico del PP andaluz, responsabilizar a Canal Sur del problema de imagen de sus candidatos.
No te hablo en esos términos tan extremos, pero esos 20 segundos de televisión los ven millones de personas.

Bueno, tampoco se entiende por qué Javier Arenas no fue al debate en su campaña.
Eso sí que es un clásico, y da para mucho, pero a Javier Arenas lo conocía más del 80%.

¿Qué le parece la elección de Albiol como candidato del PP para las elecciones catalanas?
Bien, es un buen político y una gran persona al que los medios de comunicación le están dando mucho por un aspecto muy concreto de su gestión en el Ayuntamiento de Badalona. Un aspecto que era necesario porque se lo reclamaban los vecinos de Badalona.

¿La población le pedía que limpiase a Badalona de rumanos?
Le pedía que pusiese orden y cordura a una situación descontrolada que tenía la ciudad.

Pero la forma de expresarlo fue brutal.
Pudo equivocarse en ello, un fallo de comunicación que podemos tener todos. Quiero pensar, y en su momento él lo explicó, que eso fue un error. Es una persona coherente y de valores, y espero que lo demuestre hasta tal punto que pueda limpiar la mala imagen que le dan los medios.

Supongo que tampoco es de extrañar. En el momento de escogerlo, es de suponer que Rajoy conocía ese perfil de Albiol.
Cuando Rajoy toma una decisión como ésta, lo hace con mucha información encima de la mesa.

Le he oído decir en algunas ocasiones que la reforma de la Ley de Ordenación Urbana de Andalucía (Loua) no va a servir para regularizar muchas casas ilegales.
Ya se hizo un amago en 2012, se pedía a los ayuntamientos que hicieran el catálogo de viviendas que no estaban en el planeamiento. ¿Saben cuántos lo han hecho desde entonces?

Unos 270.
Sí, es mucho menos de la mitad de los municipios andaluces. La mayor parte de estos ayuntamientos son pequeños y carecen de medios para realizar el catálogo; evidentemente, si la Junta no acompaña esto de ayuda económica, técnica o humana, no lo harán. Y las nuevas medidas que incluye la actual reforma sólo afectan a viviendas que estaban en parcelaciones ilegales.

Tampoco se puede regularizar todo, es que son ilegales.
¿Por qué no? ¿Por qué, con la reforma, se van a beneficiar 25.000 viviendas y otras 275.000 se quedan fuera?

Muchas son segundas residencias.
No tanto, no es así, mucha gente vive allí.