El crecimiento de Cinco Jotas compensa en parte la pérdida de la marca Seagram

Osborne ha vivido en 2015 un ejercicio de transición en el que ha decidido potenciar l a distribución de sus marcas propias frente a las de terceros. El grupo de El Puerto de Santa María alcanzó unas ventas de 241 millones de euros, un 1,6% menos que en el año anterior. A su vez, el beneficio antes de impuestos, intereses y amortizaciones (ebitda) se situó en 35,6 millones, lo que supone un retroceso del 11%. «Esta caída está provocada en su totalidad por la finalización de la distribución de la ginebra Seagrams», según indicó ayer en un comunicado. Este impacto ha sido parcialmente compensado por la mejora del negocio de los ibéricos (en el que crecen las ventas y mejoran los márgenes).

«En 2015, en línea con el plan estratégico, Osborne ha renovado la distribución de aquellas marcas maduras que tuvieron un alto impacto en las ventas y el ebitda de años anteriores (la citada Seagram y Monst er Energy Drink) para incorporar nuevos productos de alto valor añadido y potencial, como Brockmans Gin y Fever Tree », indica la bodega portuense.

En paralelo, ha reforzado la inversión en sus marcas propias más relevantes, como Carlos I, Montecillo, Nordés Gin y Cinco Jotas. «Ha sido un año satisfactorio para nosotros, pues hemos reforzado sustancialmente nuestras marcas y hemos renovado exitosamente la cartera de distribuciones de terceros» , según Tomás Osborne, presidente del grupo. La firma mantiene la comercialización de enseñas de terceros como Ron Santa Teresa, Passport Scotch Whisky y Whisky 100 Pipers.

Exportación

Entre los principales hitos está el crecimiento del negocio internacional, «que ya representa el 25% de los ingresos, con una apuesta muy clara por el desarrollo de sus filiales en China y Brasil». En concreto, ha abierto una filial en China «desde la que importa y distribuye sus productos, asegurando el control de todas sus operaciones, y este país se ha convertido en el primer mercado internacional para la marca Cinco Jotas ». Hay que recordar que el conglomerado chino Fosun International posee el 20% de las acciones del grupo andaluz.

Aunque la empresa no ha ofrecido los datos desagregados de cada una de sus divisiones de negocio, el pasado año una de las mejores noticias fue el crecimiento en ventas y rentabilidad de Cinco Jotas, tanto a nivel nacional como internacional, «gracias a un posicionamiento claramente premium en todos los mercados ». En esta línea, Osborne «ha incrementado su inversión en la comunicación de la marca, en su centro de visitantes de Jabugo, y en restaurantes y puntos de venta estratégicos».

Además de lo anterior, en 2015 Osborne ha impulsado la creación de la Fundación Osborne, «que se convierte así en su vehículo para gestionar su actividad de Responsabilidad Social Corporativa». Por último, esta empresa familiar continúa con el desarrollo de la marca del Toro de Osborne a través de licencias. Uno de los últimos ejemplos de esta línea de actividad es el acuerdo que ha firmado con el grupo Premium Beers From Spain, con la que lanzará de forma inminente una cerveza artesana en el segmento gourmet.

ABC