Las empresas valoran cada vez más la polivalencia en la formación

¿Ingeniería y negocios hacen buenas migas en la formación? Las empresas aseguran que sí y ven aciertos en apuestas como la que delTecnocampus de Mataró al ofrecer el próximo curso el Grado Multidisciplinar en Tecnología y Negocios pensado inicialmente para los estudiantes que no tienen muy claro si elegir ingenierías o estudios empresariales.

“En un momento de demanda de un perfil multidisciplinar, se plantea un grado pensado para estudiantes que dudan entre titulaciones de negocios _logística y negocios, administración de empresas, márketing_ o titulaciones de ingenierías _telemática, mecánica, informática, aplicaciones de videojuegos o medios audiovisuales_, asegura la coordinadora, Núria Masferrer. Es una agrupación de los estudios que se imparten en la Escuela Superior Politécnica y en la Escuela Superior de Ciencias Sociales y empresa.

“Nuestra propuesta es evitar un grado abierto al cien por cien pensando en un primer curso acotado. Durante este primer curso se imparten asignaturas de cada uno de los grados para que tengan nociones de todas y a partir de segundo eligen una titulación más específica y todos los créditos que han hecho se les convalida y finalizan la titulación que eligen en segundo”, explica Masferrer.

Los estudiantes que llegan de grados formativos de ciclo superior sí saben por dónde tirar, pero muchos que llegan del bachillerato no tienen tan claro por dónde tirar. La idea responde al modelo anglosajón, en el que los jóvenes hacen un curso o dos abiertos y luego se especializan y es muy interesante para aquellas personas que quieran crear una empresa o emprender dentro de una empresa, sostiene Masferrer.

“Se busca la dualidad, la manera de pensar de un ingeniero con los contenidos de negocios, de administración de empresas”, asegura la coordinadora.

La presidenta de la sectorial de Servicios Ocupacionales y de Cualificación de Pimec, Inma Estivill, valora positivamente el hecho de que se combinen diferentes ingenierías con las de negocios por las posibles salidas que pueden encontrar los estudiantes, en especial los que quieran montar un negocio pero también quienes quieran incorporarse a una empresa porque los empresarios cada vez exigen más perfiles polivalentes: especialista en competencias técnicas y habilidades transversales.

“Una Pimec de unos cuarenta trabajadores necesita que como mínimo sus mandos intermedios no tengan solo formación en ingenierías y que conozca la producción sino que además tengan visión estratégica y lo ideal es que los trabajadores entren en las empresas con la formación ya hecha”, apunta.

Insiste Estivill en que para las empresas es importante una buena orientación para los jóvenes porque muchos no saben la carrera por la que inclinarse. “Además _añade_ la falta de orientación hace que se pierda mucho dinero”.

Estivill agrega también que su organización reclama al Govern un observatorio laboral que aglutine todas las necesidades formativas de hoy y con capacidad de reflexión sobre las necesidades futuras.