ABC
Desarrollará varias obras en el aeropuerto El Alcaraván de la ciudad de Yopal

Martín Casillas obtiene los primeros logros relevantes en el exterior. Esta constructora sevillana comenzó en 2011 a sondear el mercado iberoameri cano, donde constituyó una empresa en México (al 50% con un socio local en una joint venture denominada Tomaci) y otra filial en Colombia. En 2013 ya consiguieron su primera adjudicación, con la construcción de un acueducto en Bogotá por 4,5 millones de euros. Sin embargo, es ahora cuando la firma presidida por Francisco Martín González ha incrementado de forma significativa su cartera, con un contrato de 21,4 millones de euros para varias obras en el aeropuerto El Alcaraván de la ciudad de Yopal, en el Departamento de Casanare. Este encargo — en consorcio con una firma local— implica la construcción de una terminal aérea, una nueva torre de control, un cuartel de bomberos, obras de urbanismo, vías de acceso y una plataforma de carga en un plazo de 24 meses.

La obra se ajusta al perfil de contratos que está buscando Martín Casillas, que está enfocando sus ofertas a proyectos urbanos de tamaño medio (entre 5 y 20 millones de euros) con el objetivo de que a medio plazo su filial en Colombia represente el 25% del negocio total del grupo. Una vez consolidada esta plaza, la firma se ha marcado como meta entrar en otros países como Perú y Panamá.

Nueva terminal

En el caso de la obra adjudicada en el aeropuerto de Yopal, la terminal que levantará Martín Casillas «dispondrá de andenes perimetrales e internamente contará con módulos de facturación, áreas destinadas a la circulación principal que conectará con cada una de las actividades internas de la propia terminal, salas para abordaje y llegada de pasajeros, locales comerciales y de restauración y áreas exclusivas para la administración del aeropuerto», apunta el grupo en un comunicado. También dispondrá de «áreas para la sanidad aeroportuaria y comando de operaciones de emergencia, entre otras instalaciones».

Lo cierto es que las buenas noticias para las constructoras andaluzas siguen proviniendo, casi en exclusiva, del mercado exterior. Azvi logró el pasado año —junto a CAF, Isolux y Thales— el contrato para la construcción del Tren Interurbano México-Toluca, que le reportará unos ingresos de 130 millones. Sando, por su parte, se ha adjudicó el servicio de limpieza viaria y recogida de residuos de la mitad Este de la ciudad de Tánger durante siete años, por un importe de 45,35 millones de euros (a través de su filial Althenia).

ABC