La nueva tasa de reposición permite incrementar la oferta un 70% respecto a la convocatoria de 2013. El decreto de Primaria obliga a los colegios a impartir un segundo idioma extranjero

Mil plazas de maestro. Ésta fue la gran cifra que ayer anunció el consejero de Educación, Luciano Alonso, en la comparecencia en la que desglosó la convocatoria de oposiciones de Primaria del próximo año y que supondrá un notable incremento respecto a la última de 2013, sometida a los recortes estatales que fijaron una tasa de reposición del 10%. Alonso también presentó las novedades del decreto elaborado por la Junta para Primaria según las directrices marcadas por la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce).

La principal novedad es la inclusión en todos los colegios de una segunda lengua extranjera como asignatura obligatoria. Esta calificación la obtendrán, además, Cultura Digital en el último curso de Primaria y Educación para la Ciudadanía en quinto. Tras años de convocatorias pírricas, la Consejería de Educación presenta una oferta de empleo que supera el millar de plazas. En concreto, serán 1.229 puestos escolares a los que se podrá opositar en 2015. De ellos, 54 serán para inspectores educativos, 175 para catedráticos de Enseñanzas Artísticas (no se convocaban desde 1989) y 1.000 para docentes de Infantil y Primaria. Dentro de éstas, 300 serán para maestros de Inglés, 200 para Pedagogía Terapéutica, 100 para Francés, 100 para Audición y Lenguaje, otras 100 para Educación Infantil, 50 para Educación Física y 50 para Música. La oferta supone un incremento del 70% respecto a las últimas oposiciones de Primaria de 2013, cuando se convocaron 592 puestos. Entonces la tasa de reposición fue del 10%, ahora lo es del 50%. Hasta finales de año se prevé que el número de jubilaciones docentes alcance las 2.000. En caso de que esta cifra se supere, el excedente se «guardará» en una bolsa de empleo y se sumará a las plazas que se prevén convocar en las oposiciones para Secundaria de 2016.

El consejero exigió al Gobierno que presente ya el Real Decreto correspondiente a esta etapa para conocer las necesidades de plantilla y elaborar un decreto andaluz con el fin de que los institutos se adapten a él con suficiente antelación antes del próximo curso, cuando la Lomce se aplicará en primero y tercero de la ESO. Alonso también pide al Ministerio de Educación que no cambie el temario para las pruebas del próximo año y así no causar «molestias» a los opositores. En cuanto al decreto andaluz de Primaria, los alumnos de los colegios públicos, concertados y privados recibirán de forma obligatoria la impartición de una segunda lengua extranjera. La Junta se decanta por el francés, de ahí que haya convocado un centenar de plazas para esta especialidad en las oposiciones de 2015. Lo que sí deja claro el titular de Educación es que esta segunda lengua se aplicará «por igual» en todos los centros cuando se cuente «con el personal capacitado y suficiente para impartirlo», por lo que queda en el aire que pueda ser factible el próximo curso. Una realidad a partir de septiembre será la impartición de Cultura Digital como asignatura obligatoria en el último curso, otra de las grandes novedades del decreto andaluz. Educación para la Ciudadanía no desaparece del currículum de esta etapa. Permanece como asignatura obligatoria en quinto, con lo que el Gobierno andaluz garantiza que los alumnos que se decanten por Religión reciban, al menos, durante un curso «una moral cívica y no sólo religiosa», según precisó Alonso. También se mantiene Enseñanza Artística como materia obligatoria y no optativa, una posibilidad contemplada por la Lomce.

El consejero defiende que el decreto nace del «consenso» con la comunidad educativa. Destaca que la evaluación, «a diferencia de la Lomce», no se basará en contenidos, sino en las competencias del menor. «Analizar qué es lo que mejor sabe hacer con lo que sabe», subrayó Alonso, quien reiteró que no habrá ranking de colegios. Este decreto, que mantiene la estructura de Primaria en tres ciclos, se prevé que esté aprobado a principios de 2015. La nueva tasa de reposición permite incrementar la oferta un 70% respecto a la convocatoria de 2013 El decreto de Primaria obliga a los colegios a impartir un segundo idioma extranjero juan carlos vázquez El consejero Luciano Alonso y la secretaria general de Educación, Elia Maldonado, que muestra varios ejemplares del decreto andaluz para Primaria. CCOO y UGT consideran insuficiente la oferta de empleo La convocatoria de oposiciones de Primaria no contenta ni a CCOO ni a UGT. Así lo mostraron ayer ambos sindicatos. El secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, José Blanco, considera que «es grave que esta oferta no haya sido negociada». Blanco lamenta que no se haya esperado a datos «reales» sobre las jubilaciones del profesorado para concretar la oferta. «Las necesidades del sistema educativo andaluz son mayores que las que plantea esta convocatoria», subraya el representante de CCOO, quien recuerda que sólo en plazas vacantes a inicio de este curso existían 3.800 interinos de Infantil y Primaria, 3.318 en Secundaria, 1.080 en Enseñanzas de Régimen Especial y 759 de profesores técnicos de FP. «Si a estos 9.000 docentes con contratos interinos sumamos los 13.000 que existen en los niveles no obligatorios, esta oferta  es realmente insuficiente», apunta Blanco.

Los interinos, a través de la plataforma andaluza que los representa, han mostrado su escepticismo ante una convocatoria que han calificado de «preelectoral» al celebrarse en un año de comicios locales y antes de las elecciones autonómicas (previstas para la primavera de 2016). La portavoz de este colectivo, Inere Yébenes, opina que el número de plazas «siempre nos parece insuficiente», aunque se congratula de que la tasa de reposición haya pasado del 10% al 50%, pues este año la convocatoria para Secundaria no ha superado los 250 puestos debido a dicho límite. Por su parte, la FETE-UGT considera también «insuficiente» el número de plazas anunciado, «ya que no se ajusta a las necesidades reales del sistema educativo andaluz». Para este sindicato resulta necesaria una oferta de empleo «mucho más amplia» que permita «restituir» la tasa de reposición perdida con la crisis y afrontar con «garantías» la subida de la demanda de ciertas enseñanzas vitales para la inserción laboral de los alumnos. La FETE-UGT pide, además, que se exima del abono de las tasas de examen a los aspirantes que acrediten estar parados y se bonifique a los miembros de familias numerosas y monoparentales.

MÁLAGA HOY