A pesar de unos precios teóricamente atractivos, el dinero no se apresura a comprar acciones en la región

En un escenario de resultados empresariales discretos, un crecimiento económico tibio y un sistema bancario frágil, el mercado europeo es vulnerable a una serie de riesgos políticos que en los próximos meses podrían hacer descarrilar la débil recuperación de la región, dicen los inversores.

Los efectos de las negociaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea para reformular su relación probablemente pesarán durante cierto tiempo sobre los mercados. Italia, que está tratando de poner en orden en sus endeudados bancos, celebrará en el otoño boreal un referendo constitucional, y en 2017 Alemania y Francia celebrarán unas elecciones que podrían cambiar radicalmente la dirección de las dos mayores potencias del bloque.

A la vista de la rapidez con la que los mercados se recuperaron después de la ola de ventas que siguió al referéndum de junio en el Reino Unido en el que los votantes decidieron salir de la UE, los inversores podrían pasar fácilmente por alto estas fuentes de incertidumbre.

La disposición del Banco Central Europeo a comprar bonos públicos en los países más atribulados de Europa ha ayudado a contener lo que de otra manera podría haberse convertido en un período de volatilidad más pronunciada, dicen los inversores.

Pero dadas las vulnerabilidades subyacentes del sector financiero del bloque y el débil crecimiento económico, algunos dicen que el mercado se contraería en caso que se materialicen los riesgos políticos.

“El mercado es demasiado optimista respecto de los riesgos políticos en Europa, ya que los inversores están a la caza de ingresos”, dijo Stefan Scheurer, vicepresidente de Allianz Global Investors. Pero si la incertidumbre política se mantiene elevada, los precios de las acciones europeas podrían caer hasta un 15%, de acuerdo con Allianz.

Pérdida de interés

Algunos inversores ya han perdido interés. Los mercados bursátiles de la región han sufrido salidas de capital durante 28 semanas consecutivas, con reembolsos netos superiores a 90.000 millones de dólares durante ese período, según la firma de seguimiento de fondos EPFR Global.

No obstante, el Stoxx Europe 600 ha subido más de 10% desde sus puntos más bajos post-brexit, ayudado por las medidas tomadas por el Banco de Inglaterra para reducir los tipos de interés y comprar bonos. La brecha de rendimiento entre los bonos públicos alemanes y el de los países económicamente más débiles de Europa (una medida tradicional de las tensiones dentro de la eurozona) se han reducido significativamente.

Después del referéndum sobre el Brexit en el Reino Unido, “todo el mundo piensa: ‘Uf, estoy contento de que acabara’. Pero los vientos de frente del Brexit seguirán soplando más despacio y por un período más largo de tiempo mientras las economías de la Unión Europea se adaptan a un nuevo marco estructural”, dijo Marie Schofield, gerente de portafolio y economista jefe de Columbia Threadneedle Investments.

Holanda, primera prueba de fuego

El Brexit ha dado bríos a los partidos de derecha europeos que quieren que sus países sigan al Reino Unido y abandonen la UE. Las elecciones generales en Holanda, previstas para principios del año próximo, serán la primera prueba de fuego de las fuerzas nacionalistas del continente; las encuestas sugieren que los partidos populistas ganan terreno.

En Francia, Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, un partido anti-UE, ha aprovechado el Brexit. Francia celebra elecciones presidenciales a comienzos del año que viene.

“Al final del día… si los países intiman su deseo de irse [de la UE], ninguna actividad de un banco central puede compensar eso”, dijo Brett Wander, jefe de inversiones de renta fija de Charles Schwab Investment Management.

Las tensiones entre Rusia y Ucrania también están en aumento, después de que el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, advirtiera el jueves pasado sobre una posible invasión rusa a su país.

Epicentro del riesgo político

La última vez que los riesgos políticos en Europa fueron tan elevados fue a mediados de 2012, cuando la crisis de la deuda griega estaba en su apogeo, dijo Ajay Rajadhyaksha, jefe de investigación macro en Barclays. “Pero eso se trató sólo de un país pequeño”, dijo. Ahora, “Europa se está convirtiendo una vez en el epicentro del riesgo político”.

Muchas de las preocupaciones se han trasladado a Italia. El primer ministro Matteo Renzi ha ligado su futuro político al resultado del referéndum de finales de este año, convocado para recortar el poder del Senado. Renzi ha indicado que si pierde la consulta, renunciará. El rechazo de su plan en las urnas podría alterar la confianza en la tercera mayor economía de la zona euro en un momento en que el sistema bancario italiano se tambalea.

Salud del sistema bancario

“Una de las incógnitas clave es la salud del sistema bancario europeo”, dijo Mattias Sundling, estratega de acciones de Danske Bank. “Los más vulnerables son Italia y los bancos italianos”.

Las acciones de los bancos italianos han caído casi un 50% este año, mientras que el índice Euro Stoxx de bancos ha caído aproximadamente un 30%.

Las bolsas europeas tienden a estar muy ponderadas hacia el sector financiero, lo cual implica que es poco probable que pueda producirse una recuperación sostenida si los bancos de la región no se estabilizan.

Esto ocurre en un contexto débil para las ganancias europeas en general. El pronóstico a doce meses de ganancias por acción del Stoxx Europe 600 es de 19,20 dólares, según FactSet, comparado con los 20,71 dólares de hace un año. El viernes, la relación precio-ganancias a futuro del Stoxx Europe 600 y del S&P 500 eran respectivamente de 15,2 y 17,1, indicó FactSet.

Las empresas europeas han visto sus rendimientos de capital caer de nuevo a sus mínimos de 2009 y 2011, de acuerdo con Ankit Gheedia, estratega de BNP Paribas.

“El cambio de divisas ha sido el único motor significativo de las mejoras de ganancias en renta variable de la zona euro durante el pasado año (mientras el euro se debilitaba, pero ahora) este viento de cola se terminó”, dijo.

EXPANSIÓN