Las exportaciones y la inversión lideran el avance del PIB nacional en el segundo trimestre mientras la OCDE ralentizó su expansión al 0,3%

La economía española avanza a piñón fijo pese a los obstáculos que jalonan el horizonte, tanto dentro de sus fronteras, bajo la forma de un Gobierno en funciones indefinido, como en el exterior con la futura salida de Reino Unido de la UE acechando. Al margen de todos estos escollos, el Producto Interior Bruto (PIB) español creció un 0,8% entre abril y junio y se mantuvo al margen, encadenando cuatro trimestres consecutivos creciendo al mismo nivel. El INE publicó ayer el dato confirmado y desagregado y corrigió su anterior previsión del segundo trimestre al sumarle una décima más frente al 0,7% que calculó hace un mes, si bien mantuvo el crecimiento interanual del segundo trimestre, que fue del 3,2%.

Cae el consumo de la Administración

El Gobierno trata de embridar el déficit público y de momento el ajuste se ha traducido en una caída del gasto de la Administración que entre abril y junio alcanzó el 1,6%, su mayor recorte trimestral desde el primer trimestre de 2012. Al estar en funciones, el Ejecutivo solo puede congelar gasto para tratar de reducir los números rojos del sector público. Mientras tanto, familias y hogares elevaron su gasto en consumo un 0,7%, lo que supone, no obstante, una desaceleración frente a los anteriores trimestres. Las empresas redujeron su consumo un 0,3%.

Industria y servicios tiran de la economía

Los servicios y la industria fueron los sectores que más aprovecharon la velocidad de crucero de la economía, con un aumento de la actividad del 1,1% por parte de ambos. La buena marcha del turismo explica el repunte del sector terciario. La aceleración de las exportaciones apunta parcialmente el buen dato de la industria. Sin embargo, la construcción contrajo su actividad un 0,7% en el trimestre, en un indicador que probablemente sí se vio afectado por la menor inversión en vivienda ante la incertidumbre política, mientras que la agricultura lo hizo un 0,9%.

La ocupación se desacelera

La economía creó 101.200 puestos de trabajo en el segundo trimestre, si bien la ocupación desaceleró su ritmo de crecimiento interanual del 3,2% al 2,9%. Pese a ello, la remuneración por empleado creció un 0,8%, frente a la reducción del 0,1% del anterior trimestre.

ABC