Francisco Núñez
EL MUNDO
El REAF cree que la reforma está incompleta y plantea 80 medidas para reducir la factura fiscal

El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), del Consejo General de Economistas, considera que la reforma fiscal del Gobierno -que afecta al IRPF y al Impuesto de Sociedades- ha quedado incompleta. Y en su opinión, lo que faltan son los cambios pendientes en la fiscalidad autonómica y local, que no han sido acometidos por «criterios políticos». A juicio de los economistas, cuando el próximo Ejecutivo que salga del 20-D aborde estas reformas, necesitará de una visión global de la tributación de la riqueza, porque afectará al Impuesto de Patrimonio, al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, al IBI y también al IRPF.

Antes de esta segunda fase, los fiscalistas aconsejan a los partidos políticos que reflexionen «sobre lo que tenemos para no seguir inventando figuras impositivas y para recoger la concienciación ecológica coger la concienciación ecológica de la sociedad de una manera ordenada». Según Valentin Pich, presidente del Consejo General, «es preciso dotar de cierta unidad y criterio a toda la tributación medioambiental que está claramente desorganizada, así como la importante repercusión del IBI en los contribuyentes».

Para poder tomar decisiones ahora, cuando está  apunto de finalizar este ejercicio que se declarará en la primavera de 2016, el REAF ha elaborado un documento con 80 recomendaciones para bajar la factura fiscal tanto del IRPF como del Impuesto de Sociedades.

Entre las primeras destaca, por ejemplo, que cuando se obtengan rentas del ahorro, como intereses por depósitos, dividendos (procedentes de las acciones) o ganancias patrimoniales (plusvalías mobiliarias o inmobiliarias) conviene intentar diferir su obtención a enero o a 2016 porque la tarifa aplicable (el tiempo impositivo será entre 19% y el 23%) es inferior en medio punto.

También es aconsejable decidir cuando cobrar las prestaciones de los planes de pensiones para aquellos que pueden jubilarse ahora, ya que se sumarán a la base general si se han obtenido otros ingresos este año. Por tanto, interesa efectuar el rescate en 2016 cuando no coexistan otros ingresos.

En el caso de tener alquilados inmuebles como arrendador, y con el objeto de diferir rentas, conviene anticipar ahora gastos deducibles como, por ejemplo, los de reparación. Además, si tiene un buen número de inmuebles arrendados, merece la pena contratar una persona para calificar el alquiler como actividad económica y no patrimonial con la consiguiente deducibilidad de los gastos e incluso de impuestos soportados.

Según los economistas, al contribuyente puede interesarle también contratar antes de fin de año un plan de ahorro, si piensa mantener las cantidades que imponga durante al menos cinco años para asegurarse la no tributación que se produzca.

El REAF también recuerda que si un ciudadano está cerca de cumplir 65 años y piensa vender ahora la vivienda habitual -con la consiguiente plusvalía-, le conviene esperar a cumplir esa edad para que quede exenta la ganancia patrimonial. En todo casi, si ya tiene cumplidos los 65 años y piensa vender en 2015 bienes o derechos patrimoniales, le interesa esperar a enero porque la tributación de la ganancia patrimonial es inferior en ese medio punto.