Lalia González Santiago

SUR
Aunque el 46% cree que ha sido una ayuda frente a la crisis, siete de cada diez piensa que las regiones más ricas han salido beneficiadas
El balance que los andaluces hacen de los 30 años de pertenencia de España a la Unión Europea, que se cumplen este año, muestra que la crisis ha empañado las relaciones entre Bruselas y el Sur de Despeñaperros. aunque el 55% de la población considera que la pertenencia a Europa ha beneficiado a Andalucía, y el 46% que ha ayudado a capear la crisis, el 70% desconfía de la gestión que han realizado las instituciones de Bruselas y considera que no tienen en cuenta los intereses de la comunidad, puesto que sus políticas benefician alas regiones más ricas y no contribuyen a disminuir las desigualdades entre los territorios. Los datos pertenecen a la nueva oleada de la Encuesta de la Realidad Social de Andalucía (ERSA), dirigida por el catedrático de la Universidad de Granada Juan Montabes y realizada por el Centro de Estudios Andaluces. El estudio de opinión, realizado en noviembre de 2015 a una muestra de más de 1.000 personas mayores de 16 años residentes en Andalucía, muestra que aún existe un nivel de conocimiento medio-bajo sobre datos concretos de la UE, como el número de Estados miembros o como funciona la UE, y que la afinidad va por tramos: los jóvenes de entre 16 y 34 años, quienes tienen estudios superiores, altos ingresos y se posicionan ideológicamente en la derecha son quienes tienen una visión más positiva de la pertenencia a Europa.

Pero en general la lejanía y la desconfianza hacia las instituciones europeas es tal, y tan generalizada, sin distinción de edad, sexo nivel de ingresos, situación laboral o escala ideológica que los andaluces creen que la UE es el nivel de gobierno que menos les influye en su vida cotidiana.

Sin embargo sí se piensa que hay desigualdad en la influencia que ejerce cada Estado y nueve de cada diez andaluces cree que Alemania es el país con mayor influencia, seguido a gran distancia por Francia, con el 35,8%. En general las políticas comunitarias se consideran de derechas, al valorarse con una media de 7,24 puntos, en una escala en la que 0 representa la izquierda y 10 la derecha. El 40% de los andaluces cree que la comunidad no tiene influencia en las decisiones de la UE, mientras que el 73% de los ciudadanos consultados cree que las políticas de la Unión Europea benefician a las regiones más ricas, frente a una minoría del 12% que opina que contribuyen a disminuir las desigualdades entre los Estados miembros. Pese a ello, un 46% reconoce que pertenecer a la Unión Europea ha supuesto una ayuda a nuestro país para hacer frente a la crisis económica y financiera. Sólo tres de cada diez andaluces opinan que no ha beneficiado.]]>