Encarna Maldonado
MÁLAGA HOY
El director europeo de Educación, Xavier Prats, apunta cambios en la gobernanza académica

El director general de Educación y Cultura de la Comisión Europea, el español Xavier Prats, pronostica grandes transformaciones en el panorama universitario a consecuencia del impacto de la globalización, la tecnología y el cambio demográfico. En su opinión, estos desafíos tendrán un impacto transformador en la educación superior similar al que tuvieron en la banca, la música o la prensa.

Prats, que ayer dictó una conferencia en Málaga por invitación del Centro de Debate y Desarrollo, subraya el excepcional movimiento que se está produciendo en las últimas décadas: «La población del mundo entre los 25 y 35 años con educación universitaria en el año 2000 era de 90 millones. Un 17% estaba en Estados Unidos, un 17% en China y un 17% en Europa. En el año 2020, sin embargo, serán 240 millones los titulados universitarios de los cuales el 30% estarán en China, el 10% en Estados Unidos y el 10% en Europa». Esta distribución del conocimiento en el planeta, según Xavier Prats, derivará en movimientos para ver «quién atrae ese talento, quién lo crea y quién lo retiene».

El desafío derivado del reparto del talento en el mundo, se suma al reto de la tecnología y su capacidad para «aumentar de forma exponencial la calidad de la enseñanza». El director general de Educación y Cultura de la Comisión Europea lamenta el debate simplista que circunscribe la tecnología al mero uso de aparatos y su potencial para arrebatar o no su papel al profesor. «Decir que la tecnología va a sustituir la clase presencial es ridículo. Lo que hace es aumentar de forma exponencial es la capacidad para mejorar esa enseñanza presencial», porque se podrán crear figuras complementarias en función del perfil de cada docente o investigador. En definitiva, entiende que la confluencia en el tiempo de la globalización, la tecnología y el cambio demográfico «cambiarán el modelo universitario actual. En cierta medida deconstruirán la enseñanza». Este nuevo escenario avanzará al ritmo de los tiempos, o sea muy rápido, provocando a su paso cambios en la gobernanza de las instituciones universitarias que se verán en la necesidad de sustituir los actuales sistemas de gestión verticales, dominados por el área de conocimiento y el departamento, por fórmulas acordes con un sistema de producción del conocimiento mucho más horizontal, multidisciplinar y flexible. En este sentido, reconoce la resistencia de las universidades europeas a los cambios. 

Oír a la sociedad e influir en las decisiones

El director general de Educación y Cultura de la Unión Europea, Xavier Prats , pronunció ayer la conferencia El futuro de las universidades en Europa, en un acto organizado por grupo de trabajo de educación del Centro de Debate y Desarrollo. Esta entidad la constituyen profesionales y empresarios andaluces con la vocación de generar discusión en torno a las líneas por las que debe discurrir el futuro, «oír a la sociedad, estudiar soluciones a viejos problemas irresueltos, generar debates, análisis y discusiones, e influir en las decisiones». Al tiempo, ambiciona «crear ejes de cooperación entre las grandes ciudades, entre los centros industriales o agrícolas, entre comarcas vecinas de diferentes provincias». En el caso del grupo de educación, la unidad la coordina la profesora de la Universidad de Málaga María Luisa Gómez.

MÁLAGA HOY