Manuel Trillo
ABC
Los rectores denuncian la pérdida de casi el 40% de fondos públicos para proyectos en cuatro años

Los años de crisis económica han mermado la aportación de conocimiento de las universidades al tejido productivo, algo que los rectores achacan en buena medida a la disminución de fondos públicos que reciben para I+D+i. Según una encuesta sobre investigación y transferencia que presentó ayer la Conferencia de Rectores (CRUE), perdieron entre 2010 y 2013 un 28% de la financiación pública que venían percibiendo, hasta situarse en 874 millones.

Este descenso es más acusado en el caso de los proyectos de investigación –la partida más importante–, donde alcanza el 38%, y más aún en ayudas a infraestructura, con un 68% menos, señala el informe, en el que han participado 65 universidades. Los rectores creen que, «si no se endereza el timón, los daños pueden ser irreparables».

En cambio, las ayudas destinados a los recursos humanos, tanto a contratación como a movilidad, «han mejorado notablemente» en 2013 hasta situarse en 219 millones de euros, situándose incluso por encima de 2010, pese a que en 2012 habían retrocedido un 6%.

Ante el recorte de financiación nacional, las universidades han reorientado la captación de recursos hacia la UE. La financiación nacional ha pasado de más de la mitad de las aportaciones públicas en 2010 (636 millones) a representar el 35% (311 millones) del total, mientras que la proporción de recursos de la UE ha crecido desde el 15% en 2010 (176 millones) al 32% (277 millones).

La transferencia de conocimiento vinculada a la actividad de I+D+i con empresas se estancó en 2012 y retrocedió en 2013, hasta situarse en 533 millones, con lo que se ha reducido un 4% respecto a los dos años anteriores.

Las solicitudes de patente española disminuyeron de las 695 en 2012 a las 649 en 2013, si bien está por encima de los niveles de 2011. Pero cuando se trata de concesiones de patentes en territorios extranjeros, el informe reconoce que «continúan en niveles muy bajos», habiendo bajado de 395 en 2012 a 346 en 2013, y que «el volumen de la cartera de patentes europeas y norteamericanas se ha contraído en los últimos años, probablemente por el esfuerzo económico que supone».

Con todo, el presidente de la Comisión de I+D+i de la CRUE, José Carlos Gómez Sal, aseguró que «no es cierto» que la universidad y la empresa no se encuentran, aunque reconoció que en España esta tarea es más complicada por el peso que tiene la pequeña y mediana empresa.

«No deben compararnos con el MIT (Massachusetts Institute of Technology) porque el ecosistema es muy diferente», enfatizó a su vez Roberto Prieto, presidente de la RedOTRI –entidad de la CRUE para la transferencia de conocimiento–. Prieto advirtió, además, de que el seguimiento exhaustivo de los proyectos por el Ministerio de Economía hace que se paralicen proyectos «porque se han pagado 23 euros en un taxi», puso como ejemplo.

ABC