C. Díaz
GRANADA HOY
Los sindicatos achacan esta caída al aumento de las tasas, los recortes en becas y los nuevos requisitos para acceder a ellas

Las universidades públicas españolas han perdido desde el curso 2011-2012 hasta el 2014-2015 un total de 77.164 alumnos debido, según la Federación de Enseñanza de CCOO, al aumento de las tasas, la bajada de las becas y el endurecimiento de los requisitos académicos para acceder a ellas. En paralelo, las universidades privadas ganan terreno en los másteres y aumentan su alumnado a mayor velocidad que las públicas.

Este descenso de alumnos en las universidades públicas es «letal» y un «atentado contra la igualdad de oportunidades», según alerta el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, Francisco García. «Es un despilfarro enorme de capital humano», subraya García, que desmiente el argumento del Ministerio de Educación que relaciona la reducción de matriculaciones con el descenso de población de 18 a 24 años.

El sindicato avisa de que las privadas ganan terreno respecto a las públicas en matriculaciones en másteres oficiales y alcanzan una cuota de mercado del 30% del alumnado, en base a los datos provisionales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del curso 2014-2015, cuando los estudiantes matriculados en posgrados en las privadas asciende a 42.217 y en las públicas a 97.627. Esto se debe, según CCOO, a que «en general», las privadas dan mayor flexibilidad a los alumnos y a que los precios de los másteres oficiales son cada vez más parecidos entre centros públicos y privados. Por ello, la organización sindical reclama que se iguale el precio de los másteres y grados en las públicas para que los alumnos completen sus estudios en la pública. Asimismo, denuncia que el decreto relativo a la ordenación de las enseñanzas universitarias, conocido como 3, contiene un «elemento privatizador» porque, según García, «el posgrado es un mercado emergente». En cuanto al gasto en becas y ayudas al estudio, este sindicato señala que el del curso pasado «sigue estando muy lejos» del gasto de 2011-2012 y que la evolución de las becas pone de manifiesto la reducción de más de 208 millones de euros entre estos cursos (un 13%) y la disminución de la cuantía de las becas en más de 600 euros.

«No hay cambio de rumbo», afirma el secretario general de este sindicato, que advierte que, mientras las dificultades económicas de las familias han aumentado durante la crisis, los precios públicos de grados y másteres se han disparado y «la inversión en becas y ayudas ha sido claramente insuficiente».

En este sentido, el consejero de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano, reconoce que la última convocatoria de las becas Talentia, que fomenta la movilidad de los estudiantes entre universidades internacionales, se aprobó en diciembre de 2013, publicándose ésta en enero de 2014. A raíz de una pregunta en el Parlamento de la diputada del Partido Popular Aránzazu Martín, Ramírez de Arellano admite que los estudiantes no se han beneficiado ni se beneficiarán de esta ayuda este año, pese a estar presupuestada: «Las becas Talentia no se han convocado en 2015. El presupuesto no lo ha permitido», apunta.

Sobre el personal de las universidades, por otro lado, CCOO afirma que entre 2012 y 2015 se han periodo 7.766 puestos de trabajo. Esto representa un 5% menos de profesores e investigadores (PDI) y un 4,9% menos de personal de administración y servicios (PAS). Desde la organización sindical advierten que «se reemplaza al profesorado funcionario por docentes con contratos temporales y a tiempo parcial».