ABC

La Hispalense y la UPO mantienen el nivel de productividad, según el U-Ranking

Las universidades públicas andaluzas se encuentran aún por debajo de l a media nacional en cuanto a rendimiento de los sistemas universitarios, según los parámetros analizados en la cuarta edición de U-Ranking de 2016, realizado por la Fundación BBVA y el Ivie (Instituto Valenciano de Investigaciones económicas), que compara más de 2.700 grados universitarios oficiales de 831 escuelas y facultades correspondientes a 61 universidades públicas y privadas. En este estudio, las dos universidades públicas sevillanas —la Hispalense y la Pablo de Olavide (UPO)— se mantienen en el ranking de productividad compartiendo una sexta posición junto a otras doce universidades del país.

FUENTE: Fundación BBVA, IVIE
Con todo, son las universidades catalanas las que siguen liderando el sistema universitario español tanto en el aspecto docente como en el de investigación e innovación y desarrollo tecnológico. En concreto, son tres las universidades públicas catalanas que se sitúan a la cabeza de este estudio. La Pompeu Fabra es la primera del ranking general y comparte la primera posición del de docencia con la Universidad de Navarra, de titularidad privada. La Universidad de Barcelona encabeza l a clasificación de investigación, mientras que la Politècnica de Cataluña la de innovación y desarrollo tecnológico.Las razones que explican la buena salud de las universidades catalanas son, según aseguró a ABC el director de Investigación del Ivie, Francisco Pérez, «las políticas públicas de fomento de la competencia y la internacionalización de sus universidades que l l evan funcionando bastantes años y que han dado resultados atrayendo investigadores punteros y reforzando los equipos de investigación».

Entorno empresarial

A ello hay que añadir la competencia entre las propias universidades catalanas, que ha reforzado su capacidad para conseguir proyectos de investigación internacionales y recursos destinados a la captación de estudiantes internacionales de posgrado. Otro de los elementos que ha influido positivamente en esta alta valoración es el «entorno productivo, empresarial que ha favorecido el desarrollo de algunas de las actividades de las universidades», señala Francisco Pérez.

La potencia del sistema universitario catalán supone que su índice de rendimiento se sitúa un 20% por encima de la media de España. Le sigue de cerca el de Cantabria (con una sola universidad en el estudio y cuyo rendimiento está un 12% por encima de la media); la Comunidad Valenciana con un rendimiento del 11%, la de Navarra con un 10%, la de Baleares con un 8% y la Comunidad de Madrid con un 3%. Por debajo de la media nacional se sitúan todas las demás, aunque los autores del informe matizan que «cabe distinguir varios escalones. Algunos no están tan alejados de la media, como son los casos de Aragón, Galicia y Andalucía; pero otras Comunidades como Extremadura, Canarias o La Rioja se separan más de un 20 por ciento».

Los dos elementos que marcan la diferencia entre las universidades son la potencia investigador a( número de artículos científicos, tesis doctorales, patentes, etcétera) y la realización de actividades de transferencia tecnológica gracias a su entorno. El tercer elemento que se valora en este estudio, como son los resultados formativos, son más simi lares entre las distintas universidades. Precisamente, son los resultados docentes de las universidades privadas los que superan en un 8 por ciento la media del sistema universitario, situándose por encima de la misma 8 de las 13 analizadas. En cambio, estos centros universitarios ofrecen muy pobres resultados en investigación, situándose en conjunto un 36 por ciento por debajo de la media, que solo es superada por la Universidad de Navarra. En los aspectos relacionados con la innovación y el desarrollo tecnológico sus resultados son mejores, situándose 6 de las 13 universidades analizadas por encima de la media del sistema en estas actividades.

Públicas y privadas

En el conjunto de todas las universidades, tanto públicas como privadas, las primeras dominan el ranking general (de las 16 primeras, 14 son públicas); el de investigación (las 13 primeras son públicas) y el de innovación y desarrollo tecnológico (las 11 primeras son públicas).

Finalmente, el informe realiza una valoración global del sistema universitario de este año, respecto al anterior, detectando un «estancamiento» en sus resultados docentes y universitarios, aunque ha habido una mejora de las patentes. La causa de este cierta parálisis es la reducción de la inversión, como consecuencia de la crisis económica. « La si tuación es muy sinmilar a la de hace un año — explica Francisco Pérez—. Lo que advertimos es un cierto estancamiento, que tiene que ver, sobre todo, con el hecho de que en los últimos años las universidades han notado una reducción de los recursos».