Mercedes SerralLER
EXPANSIÓN
El próximo 1 de enero entra en vigor la segunda parte de la reforma fiscal, que en el IRPF supone una nueva bajada de hasta un 3% en las retenciones de las nóminas que los contribuyentes empezarán a notar a finales de mes

El próximo 1 de enero entra en vigor la segunda parte de la reforma fiscal, que en el IRPF supone una nueva bajada de hasta un 3% en las retenciones de las nóminas que los contribuyentes empezarán a notar a finales de mes. A pesar de que el Gobierno de Mariano Rajoy adelantó la rebaja prevista para 2016 al pasado julio, que disminuye los tipos entre dos y un punto, en 2015 en realidad se ha retenido sólo medio punto menos, con lo que todavía resta parte de la bajada prevista. De esta forma, los contribuyentes tendrán el año que viene entre medio punto y un punto menos de retención, lo que supone una rebaja de entre un 2,19% para ingresos de 25.000 euros y un millón de euros al año, y una reducción del 3,01% para rentas anuales de 40.000 euros, por ejemplo (ver cuadro adjunto, elaborado por el Consejo General de Economistas Asesores Fiscales Reaf-Regaf). exp

La reducción global de la reforma fiscal para 2015 y 2016 en el Impuesto sobre la Renta es de una media del 12,5%, según Hacienda. La Memoria económica que acompaña a la reforma detalla que la rebaja del IRPF tendrá un impacto recaudatorio final de 4.520 millones, frente a los 5.981 millones brutos que prevé el Gobierno. Esta reducción estaba prevista que fuera de una media del 7,1% en 2015 y del 5,4% en 2016. Al final, el adelanto de la rebaja de 2016 a julio de 2015 ha tenido un efecto de una reducción media de cerca del 9% en 2015, con lo que ahora resta que los contribuyentes disfruten de un nuevo alivio fiscal en la retención del IRPF de sus nóminas de hasta el 3% en 2016.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 10 de julio el Real Decreto-ley que adelantó a julio la rebaja del IRPF prevista para 2016, con una tarifa intermedia entre la que había y la prevista para el año que viene en las retenciones.

Así, se ha retenido en 2015 un tipo mínimo del 19,5% (hasta 12.450 euros de base imponible) y un máximo del 46% (a partir de ingresos de 60.000 euros), frente al 20% y el 47%, respectivamente, fijados en principio en la reforma fiscal para el ejercicio que ahora acaba. Los tipos intermedios han sido finalmente del 24,5% entre 12.450 y 20.200 euros (frente al 25% inicial); del 30,5% hasta 34.000 euros (31%), y del 38% hasta 60.000 euros (39%).

El coste de esta rebaja lo ha asumido por completo el Estado, por lo que las comunidades autónomas no necesitaban aprobar una nueva bajada de la tarifa autonómica. Pero como el tipo nominal del impuesto es desde julio ya el previsto para 2016 (ver información de la página 21), es decir, un marginal mínimo del 19% y un máximo del 45%, esto es, entre medio punto y un punto menos de lo que se ha retenido, en la mayoría de las comunidades la declaración de la Renta de 2015 que se presentará la próxima primavera va a salir a devolver.

A esto se suma que los tipos de las rentas del ahorro han tenido una rebaja de medio punto desde julio respecto a lo previsto inicialmente para 2015 y que estas plusvalías disfrutarán de una reducción de medio punto adicional a partir del 1 de enero.