Un millón de parados de larga duración recibirán atención personalizada hasta 2018

Tratar de forma individual a los parados ha sido durante años una asignatura pendiente, una reforma inacabada que todo gobierno se propuso realizar, pero ninguno dio el paso definitivo para hacer operativo un servicio públicoque hoy debe atender las necesidades de empleo de los más de cuatro millones de desempleados, la mayor parte de larga duración (es decir, que llevan más de un año en el paro).

El Ministerio de Empleo y las autonomías dieron ayer el visto bueno al nuevoplan de atención personalizada que recibirán los parados de larga duración (más de un millón entre 2016 y 2018). Para guiarles en la búsqueda de un nuevo empleo las regiones dispondrán de 1.800,8 millones, una cantidad que se une a los 300 millones que costará la prórroga de un año más del plan Prepara, también destinado a los desempleados que llevan más de un año en las listas de los servicios públicos de empleo y que fue prorrogado la semana pasada un año más.

«La atención individualizada y el seguimiento cercano de las acciones desarrolladas con parados de larga duración son la manera más eficaz de reducir su permanencia en el desempleo», aseguró ayer el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo.

La distribución de los fondos se ha realizado teniendo en cuenta el número de potenciales beneficiarios a atender en cada comunidad autónoma a 31 de diciembre de 2015. Y en este reparto se sitúa en el primer puesto Andalucía, que absorberá 369,6 millones de euros de los 1.800 millones mencionados. La región andaluza está a la cabeza de España con casi un millón de parados en sus oficinas.

Plan Prepara: 300 millones

Este programa se complementará con un año más de ayudas a parados que no reciben otros ingresos. La ayuda de 426 euros mensuales afectará a 118.000 nuevos beneficiarios con un coste de 300 millones. Hasta el 31 de marzo pasado 161.583 parados se habían beneficiado de los 426 euros mensuales, a los que los servicios públicos les ha marcado un itinerario y realizado un seguimiento.

Además, se han beneficiado de la prestación casi 99.410 personas con los datos de marzo. Según el departamento que dirige Fátima Báñez, al exigirseresponsabilidades familiares para cobrar el subsidio, la protección se dispensa en realidad a casi 100.000 familias.

Según estos datos, un 16% de los beneficiarios de la ayuda ha logrado entrar de nuevo en el mercado de trabajo. Y el 87% de los beneficiarios de la prestación que la compatibilizaron con el empleo ha conseguido mantener su empleo tras finalizar el programa, según Empleo.

S. Alcelay

ABC