EUROPAPRESS
El director general de AJE llama a los empresarios gaditanos a convertir “la adversidad en oportunidad”

El director general del grupo peruano de bebidas carbonatadas AJE, Carlos Añaños, pronuncia este miércoles en la Casa Pemán de la ciudad de Cádiz la conferencia ‘Las empresas globales no sólo nacen en Silicon Valley’ dentro del ciclo de comercio internacional organizado por el Centro de Debate y Desarrollo con el patrocinio de la Fundación Cajasol. Con ella pretende motivar a los empresarios gaditanos para que conviertan “la adversidad en oportunidad”.

En declaraciones a Europa Press, Añaños apunta que, con esta conferencia, trata de transmitir a los empresarios de la zona que “si son capaces de hacer empresas y abordar retos importantes, los pueden cumplir”.

El directivo de AJE basará está charla en su experiencia con la idea de “aportar un granito de arena en un concepto de motivación”, incidiendo en que “en Andalucía se pueden hacer empresa sy constituir compañías que se internacionalicen, dar un paso hacia la internacionalización como lo dio en su día AJE”. A su juicio, Andalucía cuenta con “una situación geopolítica bastante interesante”.

Una de las “principales claves” para lograr un modelo empresarial exitoso es “el compromiso, la pasión, la actitud, las ganas de trabajar, porque sin todo ello es difícil prosperar”. “Una vez tienes esas ganas, hay que buscar qué quieres hacer, cuál es el modelo de negocio, en qué sector quieres competir y ordenar el foco estratégico, para después pasar a trabajar duro, algo indispensable”, expone.

“Una visión clara”

Añaños defiende que lo “importante” es “empezar con una visión clara, un norte claro”, y recuerda que cuando nació la empresa de la que es director gerente lo hizo en un contexto de “terrorismo, inseguridad, caos y devaluación”, en un entorno “hostil, duro, difícil, con escasez”, pero que había en su familia “ganas de sacar adelante una empresa”.    “A veces el confort no nos deja ver las oportunidades que hay alrededor”, sostiene, al tiempo que aboga por “ir paso a paso” en el proceso de crecimiento de una empresa, ya que “los estadios de madurez de cada empresa dependen de su entorno, de sus capacidades internas y externas”, y pone como ejemplo a AJE, que puso en el mercado peruano su primera botella en 1988 y tardó diez años “en llegar a Lima, la capital”. “Hay que tener paciencia”, apostilla.

En este sentido, insta a “aprender de los errores y aciertos, acomodar el modelo, la estrategia”, porque “hacer una empresa no es un negocio a corto plazo, es hacer empresa a largo tiempo, en una apuesta de futuro”.

Sobre AJE

AJE nació en la región peruana de Ayacucho en 1988. La región peruana de Ayacucho fue devastada durante el conflicto con el grupo guerrillero Sendero Luminoso, provocando la salida de los principales proveedores de bebidas. Fue entonces cuando la familia Añaños comenzó a producir bebidas gaseosas bajo la marca ‘Kola Real’ a partir de una bebida con sabor a naranja.

Centró su actividad en la venta de bebidas a los segmentos de la población no atendida por las marcas líderes en ese momento, que fijaban su objetivo en los consumidores con mayor poder adquisitivo. La elección de AJE de ofrecer productos de alta calidad a las personas con recursos limitados fue “clave” para su éxito, y se ha convertido en una empresa con presencia internacional.

EUROPAPRESS