El Gobierno ha empeorado sus previsiones de deuda, déficit y desempleo, tanto para este año como para el próximo

Revisión de las previsiones del Gobierno

El Gobierno ha empeorado sus previsiones de deuda, déficit y desempleo, tanto para este año como para el próximo. La incertidumbre política y los factores externos han comenzado a pasar factura a la economía nacional, aunque España continúa en la senda del crecimiento. Distintas instituciones internacionales han pedido al próximo gobierno que mantenga las reformas llevadas a cabo en los últimos años, las cuales han permitido que nuestro país recupere parte del terreno perdido durante la crisis.

¿Qué recorrido tienen estas previsiones?

El que el futuro Gobierno quiera darle. Si se forma un nuevo Ejecutivo –bien por pactos, bien las urnas de nuevo–, este podrá volver a aprobar un nuevo cuadro macroeconómico o modificar el Programa de Estabilidad, aunque deberá coordinar las cifras con Bruselas.

¿Europa puede modificarlos?

Sí, pero la Comisión Europea ya conoce las nuevas estimaciones. Como describió ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos, el nuevo cuadro macro y fiscal se ha diseñado en coordinación con Bruselas, por lo que no es previsible que lo tumbe. El ministro detalló que acabó las previsiones el sábado en Washington y se lo comunicó a la UE. Ahora la Autoridad Fiscaldebe elaborar un informe avalando el nuevo cuadro. De Guindos confía en que tenga tiempo para hacerlo en el plazo, si bien el pasado lunes el organismo de control de las cuentas públicas señaló que no le daba tiempo, ya que debería haberlos recibido el 5 de abril.

¿Cómo piensa el Gobierno bajar el déficit?

El Ejecutivo debe adelgazar el desequilibrio entre gastos e ingresos públicos, el déficit, del 5% del PIB de 2015 al 3,6% este año, lo que supone casi 14.000 millones, similar al que preveían los anteriores objetivos de la UE –del 4,2% en 2015 al 2,8% en 2016–. De Guindos detalló que el favorable ciclo económico, unido a las medidas anunciadas, bastarán para reducir el desfase fiscal. Estos ajustes incluyen el recorte de 2.000 millones de gasto público del Estado que anunció el pasado viernes y los nuevos controles sobre las comunidades para que limiten el desembolso de sus administraciones.

¿Por qué se revisan las previsiones a la baja?

El deterioro de la economía internacional y el calibre del ajuste fiscal pendiente, explica que el Ejecutivo haya trazado unas previsiones más conservadoras, en línea con las del FMI y Bruselas. De lo contrario, con el anterior objetivo de déficit del 2,8% para este año, el Ejecutivo debería haber recortado 22.000 millones, lo que habría dañado la economía.

ABC