Bernat García
EXPANSIÓN
Soportado por un sólido crecimiento económico, una subida de la recaudación y una caída del coste de los intereses y de las prestaciones por paro, Rajoy hace guiño a los funcionarios, a las comunidades y a los pensionistas

Son las cuentas de la recuperación, pero también de las elecciones. Los Presupuestos Generales del Estado para 2016, apoyados en unas previsiones económicas muy positivas en relación a los últimos ejercicios, permiten al Ejecutivo de Mariano Rajoy aplicar sin tapujos medidas favorables al electorado a apenas cuatro meses de los comicios generales. Se consolida una rebaja fiscal que puede ir a más, se mejora el poder adquisitivo de los empleados públicos, se aumentan los recursos de las autonomías y la inversión pública, a la vez que se presume de un nuevo descenso del techo de gasto bajo la consigna de la austeridad. Estas son las 10 claves de los presupuestos que vienen.

1-Crecimiento económico. Las estimaciones de crecimiento de la economía española no se han dejado de revisar al alza en los últimos meses, y el Ejecutivo de Rajoy prevé alcanzar uno de los avances del PIB más portentosos de la zona euro. El cuadro macroeconómico fija un avance del 3% para el próximo año, tras alcanzar el 3,3% en este ejercicio. Impulsado por vientos de cola, pero gracias también a las reformas internas, el Gobierno puede exhibir que cierran el mandato con menos paro y más trabajadores que cuando empezaron. La tasa de paro caerá al 19,7% en 2016. El consumo privado crecerá un 3%, mientras que el de las Administraciones Públicas cogerá cierto brío elevándose un 0,3%. Todo ello con mejoras de las exportaciones (6%) y de las importaciones (6,4).

2-Menos intereses y menos prestaciones por paro. La recuperación económica y la relativa tranquilidad de los mercados financieros con España permiten proyectar cierto alivio en las partidas de gasto. Como adelantó EXPANSIÓN, el pasado viernes, las prestaciones por desempleo descenderán un 21% y quedará por primera vez en años por debajo de los 20.000 millones; en concreto, 19.521 millones. Motivado por la mayor actividad del mercado laboral y el agotamiento de las prestaciones que reciben muchos desempleados. Otro gasto cautivo, el pago de los intereses por la deuda que se emite, también desciende en 2016. Serán 2.000 millones menos, situándose los gastos financieros en 33.514 millones. Es el tercer año consecutivo de caída, pero queda todavía muy lejos de los 17.000 millones que se abonaban anualmente en el año 2008.

3-Subida de ingresos. Las previsiones permiten que, pese a la rebaja fiscal que se ha adelantado a mediados de 2015, la recaudación de impuestos pueda seguir subiendo. Las cuentas prevén una mejora de los ingresos tributarios del 4% hasta los 193.520 millones en 2016. Entre las principales figuras impositivas, el IRPF recaudará un 3,4% más y alcanzará los 75.432 millones. El Impuesto de Sociedades registrará un incremento del 5,5% hasta 24.868 millones, mientras que el IVA se elevará otro 4% hasta los 62.663 millones. También experimentan un ascenso, aunque menor, del 0,8%, los Impuestos Especiales, que sumarán otros 20.053 millones a las arcas del Estado español.

4-Más «gasto social». El giro social que está defendiendo el Gobierno se plasma también en las cuentas públicas, ya que el apartado de «gasto social», sin contar las prestaciones por desempleo, se eleva un 3,8% hasta los 168.309 millones de euros. Aquí se incluyen partidas como ayuda a dependencia, pensiones y otras prestaciones, por poner ejemplos. La partida de servicios públicos básicos se elevan un 1,4% y alcanzan los 16.716 millones, partida anecdótica puesto que la responsabilidad presupuestaria de Sanidad y Educación está en manos de las autonomías. Así, el presupuesto para «gasto social» asciende al 53% del total, aunque pierde peso en relación al ejercicio anterior (53,9%), precisamente por la recuperación del mercado laboral.

5-Rajoy ‘salda’ sus deudas con los funcionarios. El Gobierno retiró la paga extra de los funcionarios en 2012 por la crisis de la deuda pública y desde entonces ha tenido al colectivo en contra. Este año se habrá desembolsado el 50% de lo adeudado y finalmente, en las cuentas de 2016, se pagará la mitad restante. No solo eso: después de seis años de congelación salarial, los sueldos públicos subirán un 1%. Y se retira la privación de días de libre disposición (moscosos y canosos). La tasa de reposición en los servicios esenciales pasará del 50% al 100%. Por todo ello, el presupuesto de gasto en personal de la Administración del Estado crecerá un 5% el año que viene hasta los 16.839 millones de euros.

6-Las cotizaciones sociales suben un 1%. Otra de las novedades es que el Gobierno prevé incrementar las bases máximas de cotización en torno al 1%, tanto para trabajadores del Régimen General como para autónomos. A pesar de la subida, es mucho menor que un año antes, cuando fue del 5%.

7-Más dinero para las CCAA. Otro de los guiños que el Gobierno de Rajoy está ensalzando en los últimos días es el aumento de recursos para las comunidades autónomas. Las regiones recibirán del sistema de financiación 7.455 millones adicionales en 2016 por el sistema de financiación, un 8,7% más. Cataluña será la más beneficiada en la mejora de la recaudación con un aumento del 12%, 1.861 millones más. Además, las cuentas incluyen el coste asumido por el Estado de los intereses de los préstamos en 2016, y que el Ejecutivo cifra en 2.869 millones. Todo ello suma una inyección de «10.000 millones largos», en palabras de Rajoy.

8-Sigue recuperándose la obra pública. Tras años de recortes, la obra pública ha respirado en 2015 con un incremento del 8%, y volverá a subir en 2016. Aunque los datos no incluyen la actividad de las empresas públicas, la inversión crecerá un 4,6% hasta los 8.838 millones de euros.

9-Mínima subida de las pensiones con matices. Las prestaciones en pensiones contributivas no han sido, en línea general, uno de los elementos que el Ejecutivo de Rajoy ha utilizado para mejorar su imagen pública. Subirán un 0,25% el próximo año, al igual que los anteriores, el mínimo legal, según el factor de sostenibilidad que el Gobierno ha aprobado esta legislatura. Pero hay matices, porque el Ejecutivo sí aumenta los fondos para ciertos colectivos. Las madres que tengan dos o más hijos, y que se jubilen a partir de enero, sí verán incrementos adicionales en sus pensiones de entre un 5% y un 15%.

10-Control del déficit. Todo este escenario debe ser compatible con la principal obligación del Gobierno. Cumplir con los compromisos de estabilidad presupuestaria pactados con Bruselas. Para ello, las administraciones públicas deberán pasar del déficit del 4,2% del PIB previsto para este año, al 2,8% en 2016. Es un recorte de 15.000 millones de euros. La tarea más difícil está en manos de las comunidades autónomas, que deben alcanzar el 0,3%, cuando probablemente este año incumplan. Los ayuntamientos están en superávit y la Administración central (objetivo 2,2%) no tendrá mayores problemas. En el caso de la Seguridad Social (0,3%) es más complicado el cumplimiento. La Autoridad Fiscal (Airef) ya ha avisado de que el cumplimiento autonómico es muy difícil este año -también el de la Seguridad Social- lo que compromete seriamente el objetivo de 2016.