España, con una tasa de paro de 13,43 entre los universitarios, supera el doble de la meda que se maneja en la Unión Europea, un 5,67

Nadie discute que la formación superior ofrece mejores opciones laborales y un mejor sueldo, si no de entrada, sí a lo largo de la carrera profesional. Lo que no asegura es un empleo en tiempo récord. El colectivo de los universitarios ha sido uno de los más resentidos por la crisis. En 2013, el 91% de los emigrantes españoles tenía un título universitario y, de ellos, 31% una ingeniería, como recogía entonces un informe elaborado por el Real Instituto Elcano. En ese año, la tasa de desempleo para este colectivo era del 15,98, el pico más alto de los últimos cinco años, según el informe de Empleabilidad de la Población Cualificada, realizado por EAE Business School y que adelanta EXPANSIÓN. En 2015, el paro entre los universitarios españoles bajó poco más de dos puntos, hasta el 13,43, una tasa que aún supera el doble la media europea (5,67). Los países con menor desempleo entre los universitarios son Islandia, Noruega, Hungría, República Checa y Alemania, en los que las tasas oscilaron entre 2,87 de Islandia y el 2,3 de Alemania.

VARIACIÓN POSITIVA

Los datos son muy ilustrativos si se observa la variación desde 2011. El incremento ha sido especialmente llamativo es Chipre (75,93%), Noruega (57,78%, que pese a la variación es uno de los países con menor paro), Finlandia (55,56%), Austria (54,92%) y Luxemburgo (45,21%). Entre los países en los que disminuyó más la tasa de desempleo de universitarios se encuentran Letonia, Islandia, Lituania, Hungría y Estonia, con descensos entre el 33,3% y el 56,25%.

Si se compara el periodo 2014 / 2015, casi todos los países han registrado una reducción en el número de parados universitarios. Parece que los años más duros de la crisis van quedando atrás y la economía se recupera. No obstante, es posible detectar crecimientos en estos datos en Luxemburgo (35,03%), Noruega (20,93%) y Finlandia (19,54%). La otra cara de la moneda la protagonizan aquellos que lucen incrementos menores como Turquía (3,92%), Dinamarca (2,67%), Austria (2,31%) y Suecia (0,57%).

Los países con mayores decrecimiento en el último año son Bulgaria, Hungría, Islandia, Estonia y Rumanía, con descensos del 19,61% al 29,34%. La disminución de la tasa de desempleo universitario en España fue del 9,08%.

ESTUDIAR TIENE PREMIO

El éxodo de universitarios viene dado, sobre todo por la situación económica. Muchos de los jóvenes españoles que se marcharon fuera hace unos años se plantean la vuelta. Regresan con una experiencia laboral e internancional, pero el mercado laboral aún no está preparado para acogerlos como ellos desearían. El peaje que tienen que pagar algunos para la vuelta a casa supone renunciar hasta al 40% de su sueldo, en el caso de los perfiles que han trabajado en la City procedentes de la banca de inversión.

El informe de EAE Business School confirma que los universitarios tienen más posibilidades de acceder a un empleo que aquellos que sólo tienen formación secundaria o postsecundaria. Esta brecha entre la tasa de ocupación de los trabajadores con educación secundaria alcanza, en el menor de los casos, una diferencia del 5,2% (Islandia), llegando al 39,56% en Grecia. Los países en los que la distancia es menor son República Checa, Suiza, Dinamarca, Suecia e Islandia. Grecia, Croacia, Turquía, Macedonia y Lituania es donde la diferencia en más acusada. España ocupa el sexto lugar de la tabla: registra una diferencia del 33,16% entre las dos tasas de ocupación.

Malta (88,8), Lituania (88,6), Alemania (87,7), Dinamarca(87,7) y Holanda (88,2) ostentan las mayores tasas de ocupación para los universitarios; España, con un 76,4, ocupa los últimos lugares de la tabla, por delante de Macedonia, Turquía o Grecia.

EXPANSIÓN