María Dolores Tortosa
SUR
El PSOE inicia conversaciones para los cambios en la RTVA, el Consejo de Transparencia y el Defensor del Pueblo, entre otros

Las candidaturas del PP al Congreso obligan al cambio de portavoz en el Parlamento andaluz en un momento de gran actividad de los grupos políticos. Rojas participa como portavoz en la comisión de investigación de los cursos de formación y es el interlocutor en las conversaciones para la renovación de los órganos de extracción parlamentaria, entre ellos el de la RTVA, y la elección del primer director del Consejo de Transparencia.

La sustitución de Rojas podría ralentizar las conversaciones, aunque fuentes de varios partidos dan por hecho que estas en realidad sufrirán el parón de las elecciones. Será difícil en este contexto un acuerdo de cinco grupos sobre la elección del director general de la RTVA, para lo que se necesita dos tercios de los votos del Parlamento, es decir el de al menos PSOE, PP y Podemos o Ciudadanos.

El PSOE ha iniciado conversaciones sobre la RTVA, en principio sobre el cambio de la ley para rebajar el número de miembros de su consejo de administración y de paso adaptar la realidad del nuevo Parlamento a la representación en dicho órgano. También  quiere solventar de una vez la elección del director general, ya que desde la dimisión de Pablo Carrasco hace dos años quien hace sus funciones, Joaquín Durán, es en realidad subdirector general.

Las conversaciones incluirán la Oficina del Defensor del Pueblo, en la que hay tres adjuntos, uno por el PSOE, otro por el PP y el último por IU. Una composición que no refleja la representatividad del Parlamento, donde Podemos y Ciudadanos son ahora la tercera y cuarta fuerza política. Las conversaciones giran desde subir a cinco el número de adjuntos a suprimir estas figuras o que su elección no tengan un carácter tan partidista como ahora. La negociación abordará el Consejo Audiovisual, sobre el que también los grupos parecen conformes a la reducción de sus representantes.

El PSOE por lo pronto ha empezado por negociar otros órganos menos conocidos en los que el Parlamento tiene representación: el Consejo Andaluz de Asuntos Taurinos (cuatro vocales titulares y cuatro suplentes); el patronato de la Fundación Alberto Jiménez (cuatro diputados) y el Consejo Andaluz de Estadística y Cartografía de Andalucía (siete titulares y siete suplentes).

El portavoz socialista, Mario Jiménez, también ha empezado a sondear a los partidos sobre la elección del director del recién creado Consejo de Transparencia y Protección de Datos de Andalucía. Según la ley de transparencia, la designación corresponde al Parlamento por mayoría absoluta y deberá recaer en una persona de reconocido prestigio y competencia profesional.

Carlos Rojas es quien lleva la voz cantante del PP en la comisión de investigación de los cursos de formación, trabajo del que deberá ser relevado. Lo lógico es que le sustituya la diputada gaditana Teresa Sillero en este menester, ya que es quien conoce a fondo este caso. Uno de los dos suplentes del PP, Arancha Martín o Miguel Ángel Torrico sustituirán a Rojas. Ahora cobra sentido que los dos suplentes quisieran participar desde el principio en las reuniones, sorprendiendo al resto de grupos.

Moreno ya tiene decidido quién sustituirá a Carlos Rojas, aunque aún no ha hecho público el nombre del diputado o diputada. El presidente del PP andaluz se decantará por una persona con experiencia parlamentaria. Varias fuentes apuestan por una mujer con experiencia parlamentaria y política, Carmen Crespo, que fue delegada del Gobierno hasta el pasado febrero, cuando concurrió a las elecciones andaluzas como número uno por Almería. Ya entonces se habló de que podría ser la portavoz, si bien Moreno mantuvo su confianza en Carlos Rojas, que, nombrado por Javier Arenas, permaneció en el puesto durante la etapa de Juan Ignacio Zoido como presidente del PP andaluz.

Hay otros nombres bien posicionados, como Esperanza Oña, vicepresidenta segunda del Parlamento y quien ya ejerció de portavoz con Javier Arenas.