La deuda a largo plazo se intercambia en el mercado secundario con los intereses más bajos de su historia

El plan de estímulos del Banco Central Europeo sigue favoreciendo a España. Y los mercados no parecen inquietos ante la falta de Gobierno. La combinación provocó este lunes que el precio de los bonos a diez años (una referencia a largo plazo con la que después se calcula, por ejemplo, la prima de riesgo) en el mercado secundario se llegaron a intercambiar con intereses por debajo del 1% en algunas emisiones. Es la menor rentabilidad exigida nunca a este tipo de deuda española.

Los intereses de una selección genérica de de bonos a diez años en circulación (que Bloomberg recoge como referencia para cada país), se situó por la mañana de media en el 1,003%, el mínimo histórico. A lo largo de la sesión se elevaron ligeramente, hasta el entorno del 1,02%, todavía el nivel más bajo. Y en algunas emisiones a diez años, la rentabilidad fue incluso menor. Por ejemplo, los inversores se conformaban a las 08.19 horas (el momento de la sesión con costes más reducidos) con cobrar un 0,99% de interés por prestar dinero a España a través de unos bonos emitidos en enero de este año con un vencimiento en 2026.

La bajada de los precios de la renta fija no es exclusiva de España: los bonos a diez años alemanes están en terreno negativo. Es decir, que los inversores incluso pagar por prestar su dinero. En concreto, este lunes cotizaba al -0,09%. También Suiza (-0,63%) y Holanda (-0,004%) cobran por sus bonos a largo plazo. Francia, el 0,12%. Dinamarca, Finlandia o Austria pagan como máximo el 0,5%. Y Reino Unido, cerca del 0,7%.

Aun así, el precio de la deuda española es reducido si se compara con otras economías vecinas. Tiene intereses menores que Portugal (2,8%) o Italia (1,16%). En el caso de este último país, que tradicionalmente tiene valores muy similares a los españoles, se ha producido una brecha que se va ampliando en las últimas semanas, ante los problemas de la banca italiana, que elevan el riesgo de invertir en su deuda soberana.

Bajada rápida

El bono español a 10 años llegó a intercambiarse en el mercado secundario con unos intereses del 7,75%. Alcanzó este coste máximo en julio de 2012, cuando España solicitó a la Unión Europea un rescate para su sistema bancario. Cuando los ahorradores perciben más riesgo de impago elevan sus exigencias de rentabilidad.

Con la economía más calmada y, sobre todo, con las compras masivas de este tipo de productos que realiza el BCE en el plan que puso en marcha Mario Draghipara calmar los mercados, la deuda europea navega ahora en niveles de rentabilidad mínima. Y en los últimos meses la caída se ha acelerado.

En el caso de España, la rentabilidad de bonos a corto plazo es negativa (del -0,18% a dos años en el mercado secundario). Y a medio plazo, con vencimientos a cinco años, era solo del 0,14% este lunes.

Las últimas emisiones del Tesoro ya hacían presagiar una bajada de la rentabilidad de los bonos en Bolsa. En el arranque de julio, el Tesoro colocó 5.451 millones de euros a largo plazo a bajos intereses. En concreto, del total, 421 millones de euros eran a diez años (estaban indexados a la inflación de la eurozona) y los vendió con un interés medio del 0,41%, frente al 084% de la anterior emisión similar. Y el 21 de julio emitió deuda a cinco años: 907 millones de euros con un interés marginal de solo el 0,23%, frente al 0,59% de la anterior subasta.

La prima de riesgo también cae

La bajada de los bonos conlleva una reducción también de la prima de riesgo. Este indicador mide la distancia que hay entre los intereses que paga Alemania (cuya deuda es considerada la más segura) y los de España. Actualmente está en 110 puntos, 3 menos que el viernes y 21 puntos menos que hace justo un año.

En este caso no se trata del menor nivel de la historia (aunque sí el menor de este año), ya que al tiempo que los bonos españoles caen, los alemanes lo hacen también. Y la brecha se mantiene así abierta. Especialmente si se compara con 2007. En plena expansión económica, la prima de riesgo española era de 25 puntos. En su peor momento, también tras el anuncio del rescate financiero,llegó a 649 puntos básicos.

EL PAÍS