Este jueves Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE) aseguró que la medida se ha convertido en «un factor de apoyo al crecimiento del empleo». Antes que él, otras instituciones alabaron la propuesta

La reforma laboral puesta en marcha en 2012 por el Ejecutivo de Mariano Rajoy recibió este jueves un espaldarazo del Banco Central Europeo (BCE).Mario Draghi se refirió a ella asegurando que «las reformas pueden funcionar» y recordó que en estos cuatro años de vigencia, se ha convertido en «un factor de apoyo al crecimiento del empleo». Unas palabras de elogio que, sin embargo, ya habían sido reproducidas por otros organismos internacionales.

Una reforma «valiente»

En 2012, antes incluso de que la reforma laboral fuera una realidad, varias instituciones del Viejo continente ya destacaban su «valentía». Steffen Seibert, portavoz de Angela Merkel, aseguraba entonces que era una medida «valiente» y que suponía que Europa «aprende de la crisis». En esta misma línea se pronunciaba el portavoz económico de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, quien aseguró que es una buena noticia «que la reforma del mercado laboral sea una prioridad del Gobierno» de Rajoy.

Elogios de la OCDE

En esta misma línea se ha pronunciado en los últimos años la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Ángel Gurría, secretario general de la organización, vaticinó en 2012 que la reforma«permitirá disminuir la dualidad del mercado laboral y promoverá el empleo».

Cuatro años después, Gurría ha hecho balance y ha reiterado sus declaraciones. El pasado mes de enero calificó de positivos los resultados arrojados y afirmó que este tipo de medidas hacen ir al país «adelante».«España ya está creando medio millón de empleos al año porque mejoró su flexibilidad laboral hace tres o cuatro años y ya está viendo los resultados», declaró el secretario general de la organización a Efe en Praga.

400.000 empleos «salvados»

La Comisión Europea incluso ha puesto cifras a los efectos de esta reforma. Según la institución europea, la reforma ha permitido salvar 400.000 puestos de trabajo desde su puesta en marcha en 2012. «Las reformas adoptadas entre 2012 y 2014 parecen haber amortiguado la caída del empleo y haber acelerado su recuperación», sostuvo la CE en un informe publicado el pasado mes de marzo sobre la situación de España en 2016.

Estas afirmaciones, de hecho, supusieron un golpe de efecto para el Gobierno de Rajoy, después de que varios partidos políticos pidieran en campaña electoral por derogar la reforma laboral.

«En la buena dirección»

Aunque, en su espíritu reformista, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha reclamado un esfuerzo extra a los españoles, también ha destacado el efecto positivo de la reforma laboral en España. En concreto, la institución monetaria, valoró en 2012 los «pasos positivos» dados por el Gobierno español para estabilizar la economía y ha indicado que la reforma laboral emprendida por Madrid va «en la buena dirección».

«Estamos evaluando las medidas (de reforma en el mercado laboral), pero creo que van en la buena dirección», afirmó entonces Gerry Rice, portavoz del FMI en una rueda de prensa. En los años siguientes, el organismo ha pedido ampliar esta reforma, profundizar en ella e incluso endurecerla.

ABC