Ana Soria
ABC
De los 1.375 inmigrantes rescatados en Tarifa y Almería en el primer semestre de 2014, se ha pasado 2.676 en 2015

Al aumento de la presión migratoria sobre Europa que se vive en estos días con especial dureza en el puerto galo de Calais, donde miles de inmigrantes esperan su oportunidad para llegar a Reino Unido, así como en Italia, en cuyas aguas la Guardia Costera ha llegado a rescatar a 4.000 personas en tres días, se suma también Andalucía. Ha habido un aumento en el flujo de embarcaciones que desde Marruecos tratan de alcanzar la costa española. Así se desprende de los datos facilitados por Salvamento Marítimo: solo en el periodo que va de enero a junio de este año, el Centro de Coordinación de Salvamento (CCS) Marítimo en Tarifa (Cádiz) ha contabilizado el rescate de 661 personas más que en el mismo periodo del año anterior. De esta manera, mientras que en el primer semestre de 2014 fueron auxiliadas, en colaboración con las autoridades marroquíes, 938 personas que viajaban repartidas en 96 pateras, este año la cifra ha alcanzado los 1.599 inmigrantes en 152 embarcaciones. Incremento que se corrobora también, hasta casi triplicarse, en el CSS de Almería, donde en su caso han pasado de los 397 rescatados en la primera mitad del año pasado, a los 1.077 de este año; de las 13 pateras, a las 45.

Así, en las costas andaluzas, mientras que en la primera mitad de 2014 se atendió a 1335 personas, en 2015,

se ha doblado hasta las 2.676. De seguir la tendencia actual, el flujo de inmigrantes que trata de alcanzar suelo europeo podría aumentar exponencialmente durante estas fechas, ya que es durante la campaña de verano, según la Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex), cuando más intentos tienen lugar. La propia Frontex anunciaba ayer que tiene previsto recurrir a empresas privadas para contar con aviones de vigilancia con los que patrullar las costas del Mediterráneo, ya que al parecer los estados europeos no le ceden los medios suficientes.

Sin ir más lejos, desde la madrugada del pasado domingo hasta la mañana de ayer, en el margen de unas horas, Salvamento Marítimo y la Marina marroquí rescataron en aguas del Estrecho de Gibraltar a un total de 39 inmigrantes de origen subsahariano cuando intentaban alcanzar l as costas españolas en cinco pateras. Rescates que se produjeron como consecuencia de varias llamadas registradas por el CCS de Tarifa y que llevaron a la activación del dispositivo habitual de búsqueda. En el último de los rescates, se acudió en auxilio de una embarcación hinchable en la que viajaban siete inmigrantes de origen subsahariano, todos varones, de los que según fuentes de Cruz Roja en Cádiz consultadas por ABC, tres eran menores de edad.

Una operación que comenzaba a las siete de la mañana de ayer cuando se recibía una llamada alertando de la navegación de esta barca hinchable por aguas del Estrecho, y para la que Salvamento Marítimo movilizó la embarcación de intervención rápida Salvamar Alkaid, con el objetivo de localizar y rescatar a los tripulantes.

Finalmente, fueron encontrados a seis millas al suroeste de Tarifa y trasladados hasta el puerto de Tarifa donde llegaron en buen estado de salud cerca de las diez de la mañana. La Cruz Roja de Cádiz activó su dispositivo de emergencia para atenderles a su llegada antes de que pasaran a disposición de la Guardia Civil y fueran trasladados a dependencias policiales.

Salvamento Marítimo cuenta para las tareas de rescate en el Estrecho con un helicóptero Helimer 209 (con base en Jerez), con el avión Sasemar 101 (base en Valencia), el buque Luz de mar, el buque María Zambrano, las embarcaciones de intervención rápida Salvamar Alkaid (Tarifa), Dubhe (Algeciras) y Gadir (Ceuta), Atria ( Barbate), así como el Guardamar Calíope (Almería).

Por su parte, Cruz Roja Cádiz dispone de una motora que en ocasiones es utilizada como apoyo a los rescates de Salvamento Marítimo. «Contamos con un Equipo de Respuesta Inmediata ante Emergencias (ERIE) de Ayuda Humanitaria a Inmigrantes, que actúa en coordinación con Salvamento Marítimo», explican desde la institución humanitaria. «Su misión es la de ofrecer mantas, ropa seca, agua y alimento, así como hacer una primera valoración sanitaria por si fuera necesario trasladarlos a algún centro hospitalario», añade la misma fuente. Algo que no fue necesario en la última intervención.

Variaciones

Desde la misma institución aseguran que no son «partidarios de hacer previsiones» respecto a si habrá un incremento de inmigrantes que traten de cruzar el Estrecho en próximas fechas, ya que aseguran que es algo que varía cada año. Eso sí, aún recuerdan a las 1.300 personas que llegaron a Tarifa entre el 10 y el 12 agosto del año pasado y a las que tuvieron que atender. Algo que podría repetirse este año en cualquier momento y para lo que aseguran estar preparados.

Nada se pudo hacer, sin embargo, por cuatro subsaharianos que murieron ahogados el pasado domingo cuando trataban de llegar a nado a la ciudad de Ceuta desde la costa marroquí más próxima. A raíz de este suceso, la ONG Caminando Fronteras, que centra su actuación en Marruecos, ha denunciado supuestas carencias de coordinación entre España y Marruecos, así como la falta de profesionalización de los servicios de rescate marroquíes.