Carmen Torres
EL MUNDO
Critica a Rajoy por la crisis de los refugiados y resta protagonismo a Sánchez sobre Cataluña

Susana Díaz ha vuelto, aunque lo cierto es que nunca se ha marchado del todo. La presidenta ha hecho coincidir su permiso maternal con el periodo de baja intensidad de agosto y ha estado al ‘frente de la nave’ a través del móvil en todo momento, como aseguró su vicepresidente y sustituto temporal, Manuel Jiménez Barrios.

De hecho, el también consejero de Presidencia ha mantenido un perfil muy bajo en este período y ha huido del protagonismo incluso en el Parlamento, donde el PSOE evitó que se celebrara la sesión de control al Gobierno durante el pleno del jueves. Nadie eclipsa a la presidenta.

45 días después del nacimiento de su primero hijo, Díaz vuelve llena de energía. Confiesa que sigue durmiendo poco, pero que el motivo es mucho más satisfactorio. Ha dado el pecho a su niño y anuncia que se incorpora a pleno rendimiento, sin cortapisas en su actividad por la nueva conciliación familiar.

Ayer lo demostró. La presidenta volvió con sus líneas temáticas habituales para recuperar su papel como referente nacional del PSOE. Insistió en la confrontación con el Gobierno central y habló de la campaña electoral catalana, donde competirá en protagonismo con el líder del partido, Pedro Sánchez. El día 22 participará en el acto central del PSC con el candidato socialista a la Presidencia de la Generalitat, Miquel Iceta. Está previsto que coincida en sus actos con Carmen Chacón, pero no con el secretario general del PSOE.

Díaz destacó que hay «elementos» que no le han gustado antes la situación de Cataluña, como es «la reforma del Tribunal Constitucional» planteada por el Ejecutivo. «El presidente del Gobierno ha cometido errores que hacen que la situación sea más difícil de gestionar y que haya más ciudadanos en Cataluña que hoy estén en una posición independentista cuando no lo estaban hace unos años», dijo.

También insistió en su posición «clara» como presidenta de Andalucía, que pasa por estar «siempre cuando se defienda el orden constitucional, la unidad de España y la igualdad de todos los españoles».

La baronesa andaluza eligió una visita a la factoría de Airbus en Sevilla, sector puntero de la industria, para insistir en su mensaje de compromiso con la creación de empleo. Allí, en declaraciones a los periodistas, criticó al Gobierno central por «lento y cicatero» a la hora de afrontar la crisis de los refugiados, mientras Andalucía se prepara para acoger entre 2.000 y 3.000 personas.

En esta línea, pidió a Rajoy un pacto de estado para gestionar esta crisis y montó la «total colaboración» desde Andalucía, «un pueblo solidario que sabe lo que es coger las maletas y marcharse en una situación parecida». También reclamó recordar «cada día» que «hay miles de familias que se juegan la vida para abandonar su casa y salvar su vida», y «no sólo el día que aparece un niño en una orilla».