BBVA eleva al 3,1% el crecimiento en 2016 pero alerta de que la economía sufrirá un frenazo el próximo año

Después de dos años de fuerte crecimiento, en los que el PIB habrá avanzado a ritmos cercanos al 3%, la economía española sufrirá en 2017 un sensible frenazo como consecuencia del aumento de la “vulnerabilidad”. Así lo cree BBVA Research, que ayer elevó la previsión de crecimiento hasta el 3,1% para este año -superando la del propio Gobierno o la de las agencias de rating-, pero que rebajó hasta el 2,3% la del próximo curso.

“Aunque los datos de actividad no muestran desaceleración alguna hasta el momento, la realización de ciertos riesgos externos e internos anticipa una ralentización durante los próximos trimestres”, explica el equipo de análisis que dirige Rafael Doménech que, en varios puntos, señala la falta de certidumbre política y concreción de medidas económicas como uno de los principales lastres.

“El entorno de elevada incertidumbre sobre la política económica se mantiene, siendo particularmente importante que se resuelva dado el compromiso de reducir el déficit a niveles en torno al 3% del PIB a finales del año siguiente”, desarrolla BBVA Research, al tiempo que pone el foco en otro de los factores negativos: la necesidad de cumplir con la senda pactada con Bruselas y las medidas de ahorro “de en torno al 0,5% del PIB” a las que esto obligará.

Asimismo, el equipo de análisis del segundo banco de España señala que la demanda interna, básica en el fuerte crecimiento de estos años, también se resentirá. A pesar de que “el consumo privado habría vuelto a aumentar en el segundo trimestre”, el informe señala que “el deterioro del escenario económico menoscaba las perspectivas de gasto de los hogares en 2017”. En concreto, estima que “la incertidumbre sobre las medidas de política económica que serán adoptadas durante los próximos años podría restar siete décimas al crecimiento del consumo privado”.

Los vientos de cola

A ello hay que sumar “el agotamiento de los vientos de cola” como por ejemplo el bajo precio del petróleo. La estimación de BBVA Research en su informe Situación España del tercer trimestre recoge “un aumento de los precios hasta los 44 y 53 dólares por barril en 2016 y 2017 en media anual, un 11% y 8% por encima de los valores estimados a principios de 2016“. Como consecuencia, añade, “el soporte que proporcionan los bajos precios del petróleo al crecimiento podría alcanzar aproximadamente la mitad que el estimado hace seis meses”.

Y a todo ello hay que sumar el efecto que la salida del Reino Unido de la Unión Europea tendrá sobre España. “A corto plazo, el efecto del Brexit en la economía española será limitado: entre 0,3 y 0,4 puntos del PIB en 2017″. Además, concreta que las regiones más perjudicadas serán Aragón, Baleares, Canarias, Comunidad Valenciana, La Rioja, Murcia y Navarra.

En este complejo contexto, la previsión del ritmo de reducción de desempleo también se verá deteriorado. “La creación de empleo proseguirá en los próximos trimestres” pero “el deterioro de las expectativas para 2017” supone un sesgo “a la baja”, señala. Sin embargo, “el crecimiento exiguo de la población activa compensaría el menor aumento de la ocupación, por lo que la tasa de paro continuaría disminuyendo hasta el 18,5%”, concluye.

De esta manera, el departamento de estudios de la entidad expresa sus preocupaciones en la misma semana en la que Moody’s ha advertido de que las “luchas políticas” están ya dañando a la economía española. La agencia coincide con BBVA al considerar que el consumo sufrirá por la incertidumbre, añade que esta misma situación pesará sobre la inversión y cree que es necesario proseguir con las reformas para conseguir un “crecimiento saludable”.

EL MUNDO