En 2017 los países desarrollados volverán a tener el nivel de trabajo anterior a la crisis

Los países de la OCDE están a punto de recuperar el nivel de empleo que perdieron en 2007, cuando comenzó la crisis. En conjunto lo harán, probablemente, en 2017. Pero España no está entre ellos. Tampoco lo está Grecia ni Irlanda. Los tres corren el riesgo de, antes de volver al nivel perdido hace ya nueve años, caer en recesión. “Hay riesgo de que no lo consigan antes de que llegue una nueva recesión”, advierte en su editorial, en las primeras palabras, el informe Perspectivas de Empleo 2016, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

España es uno de los países del club de los países más desarrollados del mundo que más empleo perdió con la crisis. Se acercó a los 21 millones de empleos en el verano de 2007 y cayó por debajo de los 17 millones al comienzo de 2014. Ahora recupera muchos puestos de trabajo: “Muy rápidamente”, define la OCDE. En cambio, su nivel de empleo todavía está un 8,5% por debajo del máximo logrado antes de la crisis. Algo similar sucede en Grecia o Irlanda y, sin embargo, en los tres países se corre el riesgo, advierte el organismo que dirige el mexicano Ángel Gurría, de que antes de que se llegue al nivel de empleo previo a la crisis puede llegar antes una nueva recesión.

Los demás países del club, por su parte, están a punto de llegar al nivel de hace casi 10 años, cuando comenzó la crisis de las hipotecas subprime, la espita por la empezó el desplome económico. En lo peor de la crisis, los 34 países de la OCDE perdieron 34 millones de empleos. A finales de 2015 todavía falta por recuperar 5,6 millones, “un agujero que se cerrará durante 2017”, señala el informe presentado este jueves.

40 millones de desempleados

En el otro lado del mercado laboral, el desempleo, los niveles precrisis no se alcanzarán entonces. La tasa de paro en los países de la OCDE ha bajado a una media del 6,5%, 1,9 puntos por debajo del pico alcanzado durante la crisis, pero a finales del año que viene todavía continuará 0,6 puntos por encima de los niveles de 2007. En los 34 países del club hay 40,2 millones de personas sin trabajo.

Sobre el paro de larga duración, la situación es más difícil, puesto que la recuperación no está beneficiando a este colectivo de igual forma. Desde 2007 hasta finales del año pasado, había un 54,6% más de desempleados que llevan un año o más sin trabajo. En casi todos los países de la OCDE se aprecia que desde que se tocó el máximo, el número de parados de larga duración está bajando, pero lo hace con mucha menos fuerza que el paro en general.

Esto se ha notado sobre todo en países como España y Grecia, en los que el desempleo general todavía supera el 20%. También Irlanda o Letonia han visto cómo ha crecido con fuerza este colectivo durante la crisis.

La OCDE llama la atención sobre cómo durante la crisis los salarios han crecido menos nominalmente, “incluso cayendo en países como Grecia, Irlanda, Japón, Portugal, España y los países bálticos”, señala. No obstante, también subraya que el impacto de este comportamiento anémico de los sueldos se ha visto reducido por la baja inflación.

EL PAÍS