María Dolores Tortosa
SUR

La Junta de Andalucía se ha visto obligada a reajustar su presupuesto de este año en curso por la quita de 265 millones de euros realizada por el Ministerio de Hacienda en las transferencias a cuenta del mes de diciembre de las partidas de financiación autonómica.

Esta cantidad responde a la liquidación del dinero entregado a cuenta en previsión de los ingresos por impuestos en 2013, que a la Junta de Andalucía le salió negativo. Solo a Aragón le salió a devolver también, mientras que fue positiva al resto de las comunidades autónomas a las que el Fondo de Compensación les benefició más que a Andalucía.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, negoció con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en diciembre del pasado año un posible aplazamiento o reintegro a plazos, como se hizo con las devoluciones de 2008 y 2009, las únicas que también salieron negativas en el periodo de crisis. Ahora considera «una traición» que dos días antes de las elecciones el Gobierno central, «con secretismo y alevosía», se haya cobrado la deuda por su cuenta y sin avisar.

«Primero me dijo que tampoco lo entendía, que se iba a estudiar porqué Andalucía tenía que devolver del Fondo de Convergencia 265 millones y que, en caso de que fuera así, la devolución se efectuaría a plazos», explicó la presidenta en la Ser.

Lo cierto es que este es el último mes que el Gobierno puede cobrar la liquidación si no ha acordado un aplazamiento o entrega fraccionada, reconocen en la Junta. Hacienda tendrá que reajustar su presupuesto por ello.