José Cejudo
ABC
La Comunidad tuvo un saldo fiscal positivo de 8.531 millones, según Hacienda

La Junta de Andalucía no ha modificado ni un ápice en el arranque de la presente legislatura la estrategia de la confrontación con el Gobierno central, tantas veces puesta en práctica, convencida de que se va a traducir en réditos electorales. En esta ocasión para «explotar» el victimismo político ha tomado como referencia el sistema de financiación de las comunidades autónomas, un modelo que se aprobó en la etapa de Rodríguez Zapatero, pero que el Ejecutivo que preside Susana Díaz critica por cómo se ha aplicado. Sin embargo, la publicación por parte del Ministerio de Hacienda de las denominadas balanzas fiscales, echa por tierra la estrategia socialista al demostrar que Andalucía está entre las comunidades con un saldo fiscal positivo, es decir que recibe más de lo que aporta, por una cantidad que en 2012 alcanzó los 8.531 millones de euros.

 

Análisis

Según el análisis que ayer hizo el Consejo de Gobierno del sistema de financiación autonómica, los datos son «demoledores» para nuestra comunidad, con 4.156 millones que se han dejado de recibir en los últimos cinco años, a lo que se une la obligación de tener que devolver 265 millones por la liquidación del ejercicio de 2013, una cantidad que según el Ejecutivo andaluz el Ministerio de Hacienda aún ha explicado de dónde sale.

La Junta, según manifestó su portavoz, Miguel Ángel Vázquez, considera que de manera urgente tiene que abrirse un proceso de negociación con el Gobierno central, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, para contar con un sistema que sea « j usto y equitativo».

Vázquez, que ayer compareció en rueda de prensa tras l a reunión del Consejo de Gobierno, aseguró que Andalucía, en este asunto, está defendiendo «un derecho político», con el objetivo de «recibir la misma financiación que cualquier otro territorio. Es una cuestión de justicia social, de solidaridad interterritorial y de construir un Estado armónico y que avance en la línea de la convergencia».

La tesis del Ejecutivo andaluz es que la aplicación del actual sistema de financiación aumenta la desigualdad y genera «una brecha mayor entre comunidades autónomas». Y pese a que Andalucía es una región «cumplidora», tanto en el objetivo de déficit como en el apartado de la deuda, según subrayó Vázquez, «se le castiga con un reparto inferior al de la media de las comunidades», en concreto, 4.156 en cinco presupuestos.

Entre otros puntos, según la Junta, está el incumplimiento del Estatuto de Autonomía, que obliga al gobierno central a invertir con cargo a los Presupuestos Generales del Estado en función de la población andaluza.

El Ejecutivo andaluz, según reiteró ayer Vázquez, tiene previsto utilizar todos los resortes, incluido el de los tribunales de justicia, para reclamar lo que considera sus derechos.

Coincidiendo con el encuentro informativo del portavoz de la Junta, el Ministerio de Hacienda hacía público el informe «Sistema de Cuentas Públicas Territorializadas», correspondiente al año 2012.

En este estudio se concluye que Andalucía es la sexta comunidad autónoma con un saldo fiscal positivo más elevado, un total de 8.531 millones de euros, que suponen el 6,02 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), que es lo que recibe de otras regiones, mientras que en el otro extremo de la tabla, Madrid, Baleares y Cataluña son las regiones que más aportan al resto, un 9,5, un 5 y un 3,75 por ciento de sus respectivos PIB. O lo que es lo mismo, que Madrid aporta más del doble que Cataluña a la solidaridad regional.

El informe muestra que Madrid, Baleares y Cataluña, junto a Valencia, son las cuatro regiones contribuyentes netas, con unos flujos de salida equivalentes a una media del 5,6 por ciento del PIB. La Comunidad de Madrid tiene un saldo fiscal negativo con el resto del territorio nacional por valor de 19.015 millones de euros, mientras que en Baleares la contribución asciende a 1.330 millones y en Cataluña a 7.439 millones.

En el caso de las regiones receptoras netas, los flujos de entrada equivalieron a una media del 5,5 por ciento de su PIB. En total, los flujos redistributivos entre diferentes regiones ascendieron en 2012 a 26.000 millones de euros, un 2,8 por ciento del PIB de España.

Dentro de las regiones receptoras por orden de peso sobre el producto interior, Ceuta y Melilla recibieron 721 millones, un 24,5 por ciento de su PIB, por delante de Extremadura, que tuvo un saldo positivo de 2.655 millones, un 15,6 por ciento de su PIB.

Andalucía, con l os mencionados 8.531 millones que recibe, se sitúa por delante de Castilla-La Mancha (6 por ciento, 2.291 millones), Castilla y León (5,42 por ciento, 2.933 millones), País Vasco (2,43 por ciento, 1.562 millones), Cantabria (2,19 por ciento, 270 millones), Navarra (2,09 por ciento, 371 millones), Aragón (1,54 por ciento, 509 millones), La Rioja (0,54 por ciento, 42 millones) y Murcia (0,36 por ciento, 98 millones).

Per cápita

En términos per cápita, la comunidad autónoma que más aporta es Madrid, con 2.927 euros por persona, por delante de los 1.192 euros de Baleares, los 984 euros de Cataluña y los 284 euros de Valencia. Entre los que reciben se encuentra Andalucía, con 1.010 euros de Andalucía.

En julio del pasado año, Hacienda hizo público el informe de l as balanzas fiscales de 2011, en el que Andalucía f ue l a comunidad más beneficiada, con un saldo de 7.421 millones.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, rechazó la publicación de estos informes porque « enfrentan a las comunidades».

ABC