EL PAÍS

Uno de los objetivos es llegar a 2020 con un desembolso equivalente al 2,2 del PIB regional, frente al 1,1% que se destina actualmente
La Estrategia de Innovación de Andalucía 2020 aprobada recientemente por el Consejo de Gobierno de la Junta fija ocho prioridades para impulsar esta parcela y eleva al 50% la aportación del sector privado al gasto global en I+D+i (actualmente es de un tercio). Uno de los objetivos destacados del documento, presentado ayer en Málaga durante una jornada informativa por la presidenta andaluza, Susana Díaz, es llegar a 2020 con un desembolso equivalente al 2,2% del Producto Interior Bruto (PIB) regional, frente al 1,1% que se destina actualmente.
La iniciativa, que se plantea como la base de una reorientación del modelo productivo, va a permitir que Andalucía “crezca de manera sostenible, más potente y con más fortaleza”, apuntó Díaz, para quien la comunidad es “puntera” en campos como la investigación biomédica o bioquímica. “Tenemos 10 universidades públicas, 11 parques tecnológicos y fundaciones que trabajan por la innovación”, resaltó sobre la red de infraestructuras dedicadas a investigación. La presidenta recordó que se movilizarán alrededor de 1.000 millones de euros. Según establece el documento, las inversiones públicas y privadas permitirán superar las 700 solicitudes de patentes en los próximos cinco años (supone un aumento del 50%) e incrementar un 20% el número de investigadores a jornada completa (de 24.650 a 29.580). También se prevé duplicar el número de empresas innovadoras hasta alcanzar las 9.980.
EL PAÍS
]]>