ABC
El Gobierno andaluz sólo ha acreditado el gasto del 24% del dinero que recibió del Estado en 2013 para crear empleo

La tasa de desempleo andaluza ha pasado del 19,5% en verano de 2007 a más del 35,21 %, casi el doble, siete años después, mientras el paro juvenil, lejos de reducirse, como en toda España, sigue creciendo. Casi un punto en el último año. Las políticas de empleo no están funcionando en esta región, pese a ser la que más fondos recibe de España, mientras se suceden los escándalos y las irregularidades en el uso de los recursos públicos que obtiene.

En 2013 el Servicio Público de Empleo Estatal distribuyó 1.342 millones de euros entre las comunidades autónomas para las políticas activas de empleo. El mayor montante, como sucede año tras año por el alto volumen de desempleo, fue destinado a Andalucía, que recibió 298 millones.

La política que se sigue en el control de estos fondos obliga a que cada región justifique en qué ha gastado los recursos públicos recibidos, lo que no ha hecho la comunidad andaluza. En el informe de justificación de los fondos asignados para políticas activas al que ha tenido acceso ABC se asegura que Andalucía «no ha gastado de forma adecuada» el 72,30% de las ayudas públicas recibidas. Apenas justificó el 24% de lo que recibió.

A consecuencia de esta política, la comunidad andaluza perdió ese porcentaje no justificado de ayudas en el ejercicio siguiente, el de 2014, abonado el pasado mes de diciembre. De los 265 millones de euros asignados el pasado año (estas ayudas se pagan con un ejercicico de retraso) el Gobierno tan solo le pagará 37,4 millones de euros. Es decir, 227 millones menos.

El Ejecutivo se acoje para realizar este recorte a la Ley General Presupuestaria en la que se determina que se puedan deducir del ejercicio siguiente las cantidades que un año antes «no se hubieran gastado de forma adecuada», como ha ocurrido en este caso. El uso de los fondos que realiza Andalucía contrasta con el que en el mismo periodo hicieron el resto de las regiones. La ejecución media, con la excepción de Andalucía, ha alcanzado el 91,66% de los fondos asignados en el año 2013, lo que contrasta con el 23,8% justificado por la región andaluza.

Navarra y Cantabria cumplen

Hay que destacar que, salvo Navarra y Cantabria, ninguna comunidad ha sido capaz de demostrar que ha gastado adecuadamente el 100% de los fondos recibidos para políticas activas de empleo. Eso sí, ninguna ha llegado a los niveles de Andalucía (ver gráfico adjunto) lo que determinará que salvo Navarra y Cantabria, ninguna reciba la totalidad del dinero asignado previamente.

En 2014 el Ministerio de Empleo destinó 1.227 millones de euros para financiar políticas activas de empleo, cantidad que finalmente ha quedado en 912 millones. Se han restado 314 millones, de los que el 72,30%, 227, corresponden a Andalucía.

Como ya informó este periódico, la eficacia en la lucha contra el paro ya determina los fondos que cada comunidad autónoma recibe para políticas activas de empleo. A mejores resultados, mayores son los recursos que se reciben del Estado, y al contrario; la región incumplidora percibe menos y pierde millones de euros. Es lo que le ha pasado a Andalucía y Cataluña, ambas regiones «castigadas» el año pasado con un recorte del presupuesto del 9,27% en el caso andaluz y del 9,05% en el catalán. Fueron las comunidades más incumplidoras y percibieron 27,68 millones de euros y 17,6 millones de euros, respectivamente, según reflejan los datos del reparto autonómico.

La otra cara de la moneda está en Madrid y Navarra, autonomías con mejores resultados que solo vieron recortados los fondos que destinan para formación de parados en un 3% respectivamente. Perdieron 6,2 millones de euros y algo más de medio millón, respectivamente, lejos, por tanto, de las dos comunidades más ineficaces. Solo mantuvieron los mismos i ngresos que un año antes Canarias (71,61 millones) y Asturias (38,31 millones).

Desde 2013, en un paso más por controlar el dinero que va a los parados los recursos públicos se asignan en función de los resultados que cada región haya obtenido el año anterior. Hace dos años se puso en marcha una primera prueba piloto y el 15% de los fondos repartidos se vinculó a l os resultados de 2012, lo que convirtió a España en el primer país de Europa que condiciona los recursos a objetivos.

Un tutor personal

En 2014 un 40% de los fondos se condicionaron a los resultados obt enidos y durante este año esa proporción ascenderá al 60%, es decir, que seis de cada diez euros estará vinculado a hacer bien las cosas.

Junto a estos mayores controles el departamento que dirige Fátima Báñez ha diseñado una reforma del servicio público de empleo que, como novedad, asignará un tutor a cada parado para facilitar la búsqueda de empleo. Una hoja de ruta para cada uno de ellos permitirá que tengan más oportunidades de encontrar un puesto de trabajo.

ABC