Lalia González
SUR
Montero reclama al Gobierno que corrija «de inmediato» la cifra y la sitúe entre el 18 y el 19% del fondo, en función de la población

El último reparto del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) resta a Andalucía mas de 300 millones de euros, ya que ha recibido 614 millones y no lo que le correspondería por población, entre 900 y mil millones, es decir, en torno al 18 y el 19% del total distribuido. Así lo calculó ayer la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, que participó en un seminario sobre financiación autonómica organizado por el Centro de Estudios Andaluces. Montero instó al Gobierno central a «corregir de inmediato» el reparto acordado en el Consejo de Ministros del pasado viernes e insistió en que penaliza a las comunidades más cumplidoras del objetivo de déficit y con menos deuda. «Cada vez que el Gobierno mueve ficha en relación con los recursos, Andalucía sale castigada y agraviada, dijo.

La consejera aseguró que con el dinero recibido, la comunidad «tiene menos capacidad para atender el pago a proveedores», de ahí su exigencia de «un trato justo y equitativo».

Montero opuso al trato andaluz el que el Gobierno depara a la Generalitat catalana, que nunca está contenta con lo que recibe pese a ser más del doble que la segunda comunidad, Valencia. En el «sainete» protagonizado por Madrid y Barcelona, dijo, «usan el FLA con vistas a sacar un rédito electoral de cara a las elecciones generales», en vez de «hablar de los problemas de la gente o del deterioro de los servicios públicos».

Durante su intervención, la consejera aseguró que la aplicación del actual modelo de financiación arroja diferencias de hasta el 37% en la financiación por habitante ajustado entre la comunidad que más recibe y la que menos, por lo que dijo que el gobierno que salga de las urnas le próximo 20D tiene de forma ineludible que abrir la discusión para un nuevo sistema.

En este sentido, elevó a 4.156 millones la pérdida que el actual modelo ha causado a la comunidad de acuerdo con la media en los cinco años que lleva implantado el actual modelo.

Los intervinientes apoyaron esta idea de maltrato financiero andaluz. Entre ellos la profesora de la Autónoma de Barcelona Maite Vilalta, que dijo que «Andalucía queda por debajo de la media».