Lidia Velasco
EXPANSIÓN
La empresa pública, la más rentable de toda la administración, roza un margen neto sobre ventas del 21% tras registrar una cifra de negocio de 108, 4 millones

Mientras las empresas -especialmente los concesionarios- continúan a la espera de las medidas liberalizadoras del Gobierno para abrir el suculento negocio de las ITV (Inspección Técnica de Vehículos), en dos comunidades autónomas -Andalucía y Asturias- el servicio está monopolizado al 100%por la administración, por lo que la futura normativa no tendrá impacto en términos de competencia.

En el caso andaluz es Veiasa la firma que controla todas las estaciones -y la sociedad más rentable de toda la Junta-, después de que en 2004 decidiera no prorrogar la veintena de concesiones privadas que existían.

La compañía es un auténtico filón para el Ejecutivo regional, de la que se embolsa unos sustanciosos dividendos. Y es que pocas empresas privadas logran un margen neto sobre ventas del 21% como Veiasa, aunque ésta llegó a conseguir hasta un 26%. Concretamente, en 2014 ganó 22,7 millones de euros, lo que supuso un 9,1% más respecto al ejercicio anterior.

La facturación ascendió a 108,4 millones, es decir, avanzó un 3,6% en un año en el que el número de inspecciones repuntó un 4,7% hasta los 3,2 millones de vehículos, derivados del ciclo de compra de turismos, ya que la primera revisión se pasa a los cuatro años y luego cada dos o uno. En el primer semestre de 2015 se ha producido un nuevo incremento del 3%, según Veiasa.

Según se desprende de las cuentas enviadas al Registro Mercantil y consultadas por EXPANSIÓN, la mejora de la rentabilidad se debe a los menores gastos incurridos, entre los que no se incluyen los de personal, cuya partida se incrementó un 8,7% hasta casi 58 millones. Durante el pasado ejercicio, el n´mero de personal en plantilla aumentó un 12% hasta los 1.425 trabajadores.

Las tarifas, cuya tendencia es a la baja en toda España, se redujeron mínimamente. En la tabla de precios por autonomías, Andalucía se sitúa en la franja media, con un coste de entre 39 euros y 48,3 euros para turismos.

Hoy en día están operativas en la comunidad 65 estaciones y el número de líneas de inspección ha pasado de 182 de 2010 a las 220 actuales.

El plan de ampliación de la red andaluza, puesto en marcha en 2010, está dotado con una inversión total de 30 millones de euros y contemplaba la construcción de veinte ITV. A las seis inauguradas entre 2011 y 2012, se sumaron tres en 2013 y dos este ejercicio. Además, en este momento, hay cuatro más en construcción y se está trabajando en los proyectos de cuatro futuras instalaciones.

El modelo de gestión de las ITV corresponde en exclusiva a las comunidades. De todo el territorio nacional, sólo Andalucía y Asturias realizan las inspecciones directamente. En otras como Extremadura se ha abierto recientemente el mercado a empresas privadas, mientras que en Madrid se ha liberalizado por completo el sector. Ello ha traído consigo la apertura de numerosos centros (47), pero también la disparidad de precios. No obstante, en la mayoría de regiones se regula a través de concesiones administrativas.

Regulación

El Ministerio de Industria lleva tiempo trabajando en un Real Decreto cuyo objetivo es eliminar alguna de las incompatibilidades existentes, como el hecho de que empresas vinculadas al sector -talleres y fabricantes de coches- no puedan ser socios de estaciones ITV.

El retraso en la publicación se debe, según aseguran desde el departamento que dirige José Manuel Soria, a que durante la tramitación se publicó una directiva europea que había que trasponer, por lo que decidieron abordar los dos asuntos en un único texto, que ya se está elaborando.

Desde la patronal Aeca-ITV no veían con buenos ojos la reforma y criticaron que chocaba también con la norma comunitaria, al establecer que «centros e inspectores deben ser objetivos, imparciales e independientes».