Lidia Velasco
EXPANSIÓN
La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal señala que Andalucía podría cumplir el objetivo de estabilidad fijado en el 0,3% el próximo año, aunque de manera muy «ajustada»

El cerco al déficit se va estrechando progresivamente y para 2016 el Gobierno lo ha fijado en el 0,3% para todas las comunidades autónomas. En el caso de Andalucía, ello supondrá que la desviación presupuestaria no podrá exceder de 459 millones de euros, frente a los 1.029 millones marcados como límite este ejercicio, según cifras de la propia Junta.

Sin embargo, es presumible que el Ejecutivo de Susana Díaz incumpla el objetivo de 2015, según AIReF, por lo que tendría que asumir un gasto extra -o financiación adicional- de 600 millones. En su informe ‘Las líneas fundamentales de presupuestos para 2016 de la Comunidad Autónoma’, explica que la «probable desviación» del 1% hace que el esfuerzo a realizar en 2016 pueda estar en torno al 0,7% del PIB.

No obstante, la Autoridad Fiscal ve «plausible» dicho ajuste, teniendo en cuenta que la región percibirá 1.900 millones más de fondos procedentes del Estado (lo que supone el 1,1% del PIB andaluz) y un incremento previsto del resto de recursos del 0,2%.

De este modo, considera «probable» que Andalucía, junto con algunas otras comunidades, cumpla el techo de déficit pactado con Bruselas para 2016.

No obstante, matiza que las cifras están muy «ajustadas», debido precisamente a la probable desviación en el cierre de 2015, a la que se une el crecimiento de los gastos previstos por la comunidad para 2016. Un repunte que en cualquier caso representa el 0,5% del PIB, frente al 1,1% más de ingresos procedentes del Gobierno central.

Un «margen amplio para la consolidación necesaria», que se podría agotar en función de la evolución de los números de la Junta, por lo que la institución ve «imprescindible» que no haya desviaciones al alza en su ejecución.

Cabe recordar que el Presupuesto de Andalucía para 2016 recoge una subida del gasto no financiero del 3,6% hasta los 28.661 millones. El capítulo que más crece son las inversiones, en un 9,5% con algo más de 3.500 millones.

Asimismo, la institución observa «cierta tensión» en las previsiones de los gastos corrientes, que aumentan un 2,9%. Concretamente, al pago de salarios ha consignado un 4,7% más de recursos, de manera que este capítulo vuelve a superar los 10.000 millones, por la recuperación de pagas extra, la ampliación de las plantillas de educación y sanidad y la subida salarial del 1% a los 270.000 trabajadores.

No obstante, AIReF considera que, en caso de que se produzcan desviaciones, éstas podrían compensarse con un crecimiento más moderado de las inversiones.

Igualmente, la Junta prevé un menor pago por los intereses de la deuda que lo calculado por AIReF. El Gobierno andaluz estima que deberá afrontar 479 millones el próximo ejercicio.

Así, la institución concluye que el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria en 2016 es «posible» aunque condicionado al control de la ejecución del gasto.

Como recomendación señala que la Intervención General «debe informar periódicamente al Gobierno autonómico del seguimiento presupuestario, alertando sobre la conveniencia de adoptar decisiones para la corrección temprana de los desequilibrios».

Reducción

El esfuerzo realizado por la comunidad en la contención del déficit ha sido muy importante en los últimos años, reduciendo su necesidad de financiación en 4.200 millones. Es decir, ha pasado del 4,2% de desviación en 2010 al 1,3% de 2014. Si bien, ha incumplido los objetivos todos estos ejercicios, salvo en 2013.

En cuanto al conjunto de las CCAA, la Autoridad Fiscal cree que podrían situarse en el 0,3% en 2016 si algunas regiones que han «tirado la toalla» corrigieran la tendencia. En este sentido no concreta cuáles son, pero sí recomienda al ministerio de Hacienda activar las medidas preventivas no automáticas que contempla la Ley de Estabilidad en Extremadura, Cataluña, Murcia y Comunidad Valenciana, pues presentan «riesgos».