DIARIO DE CÓRDOBA
La magistrada espera con esta medida agilizar y simplificar la causa

La juez del caso de los ERE, María Angeles Núñez Bolaños, ha acordado dividir el caso en tres piezas, una sobre el diseño del procedimiento de las subvenciones, otra sobre las sobrecomisiones y una tercera sobre cada ayuda sociolaboral o directa concedida a empresas, que supondrá abrir otras 200 piezas.

En un auto dictado ayer, la titular del juzgado de instrucción número 6 de Sevilla considera que «es innegable que la división contribuiría decisivamente a la agilización de la causa, simplificación y activación del procedimiento». La Fiscalía ya había propuesto la división de la causa en piezas, a lo que siempre se ha opuesto la anterior titular del juzgado, Mercedes Alaya, que consideró «inescindible» el caso, en el que hay 261 imputados.

Para justificar la división del caso de los expedientes de regulación de empleo fraudulentos, que Alaya empezó a instruir en 2011, la juez Núñez recuerda que así lo han solicitado, en distintas resoluciones, el TSJA y la Fiscalía Anticorrupción.

La juez subraya que «existen expedientes de concesión de subvenciones y ayudas sociolaborales respecto de los cuales prácticamente no quedan diligencias que acordar y, en las que en muchas de ellas no se ha avanzado nada, prácticamente, desde el inicio de la instrucción, pudiendo ser elevadas a enjuiciamiento de forma inmediata».

En su escrito, la juez resalta que «la sociedad demanda resultados en la instrucción de las llamadasmacrocausas «, que suponen «una preocupación social e institucional», y concluye que «siendo posible, viable, la agilización del proceso como se ha fundamentado, no existe motivo alguno que justifique la dilación en la instrucción».

La juez explica que «ya existe un criterio sólido» del Supremo en cuanto a la posibilidad de un enjuiciamiento separado en el caso y la calificación jurídica de los hechos. Los responsables del procedimiento creado para las ayudas, entre ellos los expresidentes Chaves y Griñán, podrán ser enjuiciados sin que «en ningún caso» afecte al resultado del enjuiciamiento de las demás piezas, señala la juez.

«Es factible, igualmente, la división en una segunda pieza que tenga por objeto el estudio de las sobrecomisiones, pues tampoco en este caso se produciría una ruptura de la continencia de la causa», precisa Núñez.